En estas Fiestas viva un verdadero nacimiento a la paz y la fraternidad.

  • Agradecer a Dios el habernos regalado las personas con las que convivimos.
  • Buscar el bien común por encima de los intereses
    personales.
  • Corregir con esmero los errores propios.
  • Dar lo mejor de uno mismo.
  • Estimar a los otros sabiendo reconocer sus capacidades.
  • Facilitar las cosas dando soluciones y no creando más problemas.
  • Ganar la confianza compartiendo con el entorno sus preocupaciones.
  • Heredar la capacidad de aquellos que saben ser sinceros con valentía y respeto.
  • Interceder por los otros antes de hablarle a Dios de nuestras cosas.
  • Juzgar a las personas por lo que son, no por lo que tienen ni por lo que aparentan.
  • Kákënun sin temor (en mapuche significa “hacer algo de otro modo”; es decir: buscar alternativas nuevas, abrir la mirada…)
  • Limitar las ansias personales frente a las necesidades del grupo.
  • Llenarse con lo mejor que uno encuentra en el camino de la vida, especialmente con las cosas pequeñas de todos los días.
  • Mediar entre las personas que no se entienden.
  • Necesitar de los otros sin ningún prejuicio y en la justa medida.
  • Olvidar el miedo al “qué dirán” y no depender de la opinión de los demás.
  • Preocuparse por los más débiles y necesitados.
  • Querer siempre el bien.
  • Respetar las opiniones de los demás.
  • Salir al encuentro del otro, dar el primer paso.
  • Tolerar los defectos con sentido del humor.
  • Unirse a un estilo de vida en paz y armonía.
  • Valorarse con realismo sin creerse superior.
  • W: No encontramos nada para esta letra y no nos sentimos mal. No somos perfectos… ¡qué alivio!
  • X: incógnita que invita a la búsqueda constante del camino correcto.
  • Yuxtaponer ilusiones y esperanzas, trabajos y esfuerzos por crear fraternidad.
  • Zambullirse en el nuevo dí­a que se nos regala cada mañana.

¡Felices Fiestas!

Deje un comentario