El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, alertó ayer que la nueva suba en el precio de los combustibles significa «$ 3.600 millones de costo adicional para el campo», en tanto que la asociación Consumidores Libres advirtió que se acentuarán el proceso recesivo y la inflación.

Los precios de los combustibles aumentaron este domingo entre 6% y 7,2% en las estaciones de servicio de la Capital Federal y el Conurbano, luego de que el Ministerio de Energía autorizara el ajuste en el marco de la revisión de precios trimestral que realiza la cartera. A principios de año habían subido un 8%, mientras que en abril tuvieron un descenso de 0,1% en naftas y 2,6% en gasoil.

«Este aumento representa $ 3.600 millones de costo adicional para el campo, que consume un tercio del total del gasoil utilizado en la Argentina», advirtió Etchevehere.

En declaraciones radiales, subrayó que en la Argentina se debe tender «a que el precio local sea lo más parecido al precio internacional».

Al referirse a la cuestión, evaluó que el gasoil «bajó en todos los países que compiten con la Argentina en producción y exportación de alimentos».
En ese escenario, el secretario de la Cámara de Empresarios de los Combustibles, Raúl Castellanos, sostuvo que «cuando los precios de los combustibles suben por debajo de la inflación, a los dueños de las estaciones de servicio se les generan graves problemas económicos porque les afecta la rentabilidad».

Por otra parte, la asociación Consumidores Libres advirtió ayer que la nueva suba en el precio de los combustibles «acentuará el proceso recesivo y la inflación» en el país, al argumentar que el incremento se trasladará a la canasta básica de alimentos, afectando el nivel de vida de trabajadores y jubilados.

En ese escenario, el representante legal de la entidad, Héctor Polino, cuestionó que «lamentablemente, el Gobierno nacional optó por trasladar el valor del peso frente al dólar, y la cotización del barril de crudo internacional al precio de las naftas y el gasoil para mantener el nivel de rentabilidad de las empresas petroleras».

Deje un comentario