San Esteban: «El problema del dólar»

Recuerdo que cuando yo vivía en Italia, en la década de los ’60, una comida ligera costaba U$S 0,20 de dólar (pasta o pizza) y una camisa de seda natural U$S 0,50. Hay una distancia sideral con respecto a hoy porque el valor del dólar ha ido decreciendo, debido a dos cuestiones principales: el taller del mundo se ha trasladado desde los Estado Unidos a China e India y el endeudamiento de Estados Unidos, a China, por ejemplo, sobrepasa los 600.000 billones de dólares, deuda desde ya impagable, que va creciendo exponencialmente y que los chinos no quieren cortar porque los Estados Unidos son su principal mercado y porque un default yanqui los arrastrarìa a ellos también. La ocupación norteamericana de los estados del medio oriente ricos en petróleo y la actual ocupación del àrtico se debe principalmente a la única salida que ven, y es una guerra prolongada contra China, por lo que quieren acaparar todo el petróleo y el agua dulce disponible.

Aunque nosotros estamos lejos de ese teatro de operaciones, sus coletazos nos llegan y nos pueden llegar mucho màs. A nivel mundial no ha surgido otra moneda de referencia, si bien han habido intentos, y aunque ahora el llamado bitcoin (una moneda virtual) està ganando terreno en las grandes operaciones, todavìa està muy lejos de reemplazar al dólar. La mayoría de los países, inclusive el nuestro, se ve obligado a sostener la paridad del dólar porque su propia devaluación constante nos hace perder competitividad y por lo tanto, también nosotros debemos devaluar. De ahì la percepción de que el dólar sube y la moneda nacional baja, cuando lo que ocurre es a la inversa y el gobierno trata de evitar una revaluación del peso que nos traerìa consecuencias no deseadas.

El año pasado hubo retención de cosecha, especulación de las grandes exportadoras cerealeras, adelanto y sobrefacturación de importaciones, y la autorización de un mayor giro de utilidades al exterior. La tendencia para los dos últimos meses del año pasado posteriores a las elecciones de medio término orientaba a una aceleración de la pérdida de reservas y desborde en la cotización del denominado dólar blue. Era la apuesta-deseo de consultores de la city y de sectores del poder económico. El nuevo equipo económico ganó esa primera pulseada crucial para la estabilidad con una batería de medidas financieras y cambiarias. El triunfo provisorio de la troika Kicillof-Capitanich-Fábrega lo reflejan los propios medios dedicados a exacerbar expectativas negativas cuando dejaron de publicar la evolución de las reservas en primera plana desde que dejaron de caer, se estabilizaron y comenzaron una lenta recuperación. En el comienzo del nuevo año el frente de batalla se trasladó al dólar blue.

El informe de FIDE aconseja que “muchas veces el relumbrón de un fenómeno económico (reservas y dólar) oculta que, por debajo de hechos en apariencia evidentes (la escasez de divisas), laten otras tendencias que deben ser tenidas muy en cuenta (la Estructura Productiva Desequilibrada) para entender mejor lo que está ocurriendo en la superficie y, en consecuencia, no errar a la hora de establecer el diagnóstico y tomar las decisiones correctas de política económica”.

Esto significa que no se debería depender exclusivamente de las divisas provenientes de exportaciones de productos primarios y diseñar una política màs eficiente en cuanto a la sustitución de importaciones, articulada con el objetivo del desarrollo industrial para que el frente externo deje de ser un limitante del espacio político de gestión de los gobiernos.
De todas maneras no veo una caída internacional en el precio de los cereales que pueda originar una crisis de la balanza de pagos, al contrario, creo que los precios seguirán sostenidos. El problema de Argentina, como también el de muchos países de la región, es la estrategia de desarrollo de largo plazo, y no el equilibrio de corto plazo de la balanza de pagos.

 

3 comentarios en “San Esteban: «El problema del dólar»

  1. Al leerlo me quedó algo en claro, no tenés idea de economía. El dolar pasó de $5.50 desde octubre a $8 en enero, eso es PERDER la batalla, no ganarla. Amigo reconozca el AJUSTAZO que se mandaron dejándonos unos sueldos de miseria, igual que lo haría el peor noeliberal. Gracias Cristina por la inflación, como siempre ustedes junto al pueblo, andaaaaa. En la UNC, en la primer clase de inflación dejan en claro 2 cosas:1) la inflación afecta principalmente al asalariado( el pueblo trabajador) y a la gente de menos recursos (Gana el empresario); 2) una inflación de más del %10 es considerada como muy alta ( hace 5 años nos mienten con la inflación y no hacen nada para combatirla, por ende les importa un carajo el hombre trabajador y el de menos recursos).
    Mucho bla bla bla los kirchneristas pero son más neoliberales que su aliado Menem.
    Y Urquía su gran amigo(de Cristina)? bien, gracias, ganando más que nunca.
    Para ser de izquierda además de parecerlo hay que serlo.

  2. como siempre aparecio la zurda fana…por estos lares,pagos, lugares, terruños, villas……..POR STAR EN EL PODE R .. S E LAS CREEN A MA S NO PODER…!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *