Fernando Sibilla: «Es un gran honor y también una gran responsabilidad

En entrevista con la Bolsa de Comercio de Córdoba, el Director Ejecutivo de la Unión Industrial Córdoba, Lic. Fernando Sibilla, habló acerca de su experiencia como Joven Sobresaliente de la edición 2012 y del impacto que el galardón generó en su vida privada y profesional. Además, reflexionó acerca de los valores y bondades de actividades como esta que reconocen el esfuerzo, la solidaridad y el sacrificio de los jóvenes.

¿Qué se siente ser un Joven Sobresaliente? ¿Cuál ha sido su experiencia?

Sin lugar a duda es una experiencia muy gratificante. Pensar que hay tantísimos jóvenes en la provincia de Córdoba, que hacen en diferentes ámbitos (cultural, deportivo, social, económico, académico) un montón de cosas y que son dignos de ser reconocidos por lo que hacen. Haber tenido la posibilidad de estar dentro de esos 10 seleccionados por una entidad tan representativa, y a la cual admiro y respeto muchísimo como la Bolsa de Comercio, es una cuestión que me llena de orgullo.
Después, por supuesto genera cierta responsabilidad, es decir hay gente que se ha fijado en algunas condiciones o en algunos atributos que consideran que uno tiene. Por lo tanto uno tiene la responsabilidad de devolver esa confianza que alguien te ha dado. Entonces ahí se dan esas dos condiciones: por un lado, un orgullo enorme; y por otro lado, un cierto compromiso de profundizar aun más el trabajo que se viene haciendo. En síntesis, ser un joven sobresaliente es un gran honor y también una gran responsabilidad.

En términos personales y profesionales, el haber sido nombrado Joven Sobresaliente ¿significó un antes y un después?
Sí, puedo considerarlo una bisagra, por el hecho de que un jurado tan prestigioso de una entidad tan emblemática como la Bolsa de Comercio, hayan puesto la mirada en algunas de las cuestiones y actividades que desarrollo.
Los reconocimientos son interesantes, no por la distinción en sí, sino por el hecho de decir, hay gente que está valorando lo que uno hace y que te está diciendo: “hay que redoblar los esfuerzos”. Lo veo de esa manera, también porque creo que somos nosotros los jóvenes los que tenemos que trabajar por el futuro de nosotros mismos y de las generaciones venideras. En ese sentido podríamos llamarlo un antes y un después.

¿A nivel familiar como  vivió este reconocimiento?
Bueno, esa es una de las cuestiones maravillosas. Creo que a todos nos pasa que, por la vorágine diaria y la gran cantidad de cosas que desarrollamos y hacemos todos, en una familia no nos detenemos para ver los logros, los alcances, los avances que vamos haciendo en la carrera, personal, profesional y familiar. Entonces, tener la oportunidad de que la Bolsa de Comercio te galardone, te distinga con este premio por supuesto que a uno lo llena de orgullo y  también  llena de emoción y satisfacción a la gente que uno quiere y con la que comparte un montón de cosas a diario.
También es un momento maravilloso  porque es un espacio para hacer un alto y mirar retrospectivamente todo lo que se ha hecho y también mirar prospectivamente todo lo que queda por hacer. Entonces el desarrollo personal y profesional de uno se impregna también en la familia y eso es hermoso.

¿Cree que el certamen, a través de los valores que promueve, genera algún impacto en la comunidad cordobesa?
Si, no tengo ninguna duda. Ha sido un gran acierto de la Bolsa que se haya puesto el foco en los valores del sacrificio, el compromiso, la solidaridad, el esfuerzo y el empeño. Valores que por ahí, pareciera que están perdidos en la juventud. Y si bien es cierto que hay jóvenes que comulgan otros valores, no es menos cierto que hay muchísimos otros de diferentes ámbitos que tienen estos valores.
Es muy interesante que una entidad como la Bolsa de Comercio reconozca a jóvenes que si tienen estos valores, puesto que genera un estímulo para aquellos que comparten y comulgan estos valores. No tengo ninguna duda que en todos los ámbitos hay un montón de gente que se levanta a la mañana bien temprano, que renuncia a su familia, amistades, recreación o actividades lúdicas en pos del desarrollo de la comunidad. Entonces que una entidad reconozca eso, gratifica y llena de orgullo a quienes hacen tanto esfuerzo para avanzar en estas ideas o convicciones que se tienen a nivel personal.

¿Qué cualidades tiene que reunir un joven para ser sobresaliente?
¿Dónde pondría el foco para elegir a un Joven Sobresaliente? En particular, vería cuáles son los valores que esa persona comulga. Creo que eso es importante, porque en la vorágine diaria se suele caer en el pragmatismo y la verdad es que tenemos que ver los valores que van por dentro de cada uno. En ese sentido, me parece muy importante que haya coherencia a lo largo del tiempo. Remarcaría el valor del trabajo, del sacrificio, personas que ante toda adversidad, siguen adelante y buscan alcanzar los objetivos que se han propuesto. El valor de la responsabilidad es otra cuestión fundamental, sobre todo en tiempos donde todo suena muy liviano.
Existen personas que independientemente de lo que hagan todos los días siempre tienen tiempo para más. También me parece fundamental el prójimo, el otro. Es decir, que todo lo que hago tenga una repercusión en el otro: desde un empresario o un emprendedor que por ahí desarrolla algún producto, algún servicio que le mejore la vida a la gente hasta un voluntario que deja horas de su vida y se mete en alguna actividad totalmente despojado de sus cuestiones personales para ayudar al otro.

Este reconocimiento ¿le ha significado una exposición mayor?
Ciertamente la gente próxima a uno te acerca su saludo, sus felicitaciones y te transmite el reconocimiento. Probablemente haya mucha otra gente que no te lo transmita pero que me parece que después del premio pone un poco más de expectativa. Por eso retomo lo que decía antes: es un orgullo y también un compromiso, en el sentido positivo. Es decir: hay gente que ha visto algo en mi, que ha dicho «es merecedor del galardón”. Me parece que esto no puede quedar ahí, ¿Qué hago ahora para que esa confianza sea retribuida? Es un compromiso que me lleva a redoblar los esfuerzos, que me hace ir más allá todavía para justamente tratar de que estos valores por los cuales me han premiado sigan impregnando las actividades que realizo.
Me parece que hay mucha gente que ha visto algo en las personas que hemos sido premiadas y nos están diciendo: “sigan para adelante, avancen, vayan.” “continúen impregnando esos valores, contagiándolos a las otras personas con las que se vinculan”. Creo que ese es el círculo virtuoso de todo esto

2 comentarios en “Fernando Sibilla: «Es un gran honor y también una gran responsabilidad

  1. QUE ORGULLO QUE UN JOVEN DE NUESTRA CIUDAD HAYA SIDO DISTINGUIDO POR SUS CUALIDADES SOBRESALIENTES.FELICITACIONES!!

Deja una respuesta