En una emotiva ceremonia, la comunidad religiosa de nuestra ciudad celebró los 25 años de ordenación del cura párroco presbítero Ariel Príncipi. El encuentro tuvo lugar en la noche del lunes y contó con la presencia de sacerdotes de diversas parroquias y capillas de esa región y de otras provincias.  Los padres del párroco también llegaron desde Laboulaye como así también uno de sus hermanos y otros familiares.
El obispo diocesano, monseñor Eduardo Eliseo Martín, y unos 20 sacerdotes y seminaristas, encabezaron la ceremonia religiosa en la Iglesia Nuestra Madre de La Merced.
El intendente municipal, Fabio Guaschino, y los secretarios del Ejecutivo también participaron del agasajo. El padre Ariel fue quien antes de oficiar la misa  realizó el rezo del Santo Rosario, arrodillado frente al altar.
“Si hoy el obispo me consultara, le pediría que me vuelva a ordenar de cura”, dijo tras la misa. A la salida del templo lo sorprendió la banda municipal dirigida por Juan Carlos Fernández que interpretó diversas canciones.
Más tarde, en el salón del Club Jorge Ross, se realizó una cena de camaradería   y antes de bendecir la mesa se leyó un decreto con la firma del intendente declarando de interés municipal los 25 años de ordenación del cura párroco.

Deje un comentario