Se trata de tres planes que se ejecutan con fondos municipales y algunos aportes nacionales. De éstas, 34 son para vecinos que sufrieron la inundación; el resto, para habitantes de muy escasos recursos
Unas 60 viviendas para familias de escasos recursos se están construyendo en nuestra  ciudad bajo distintas operatorias, que procuran dar una respuesta inmediata a la gran demanda habitacional del sector más humilde.

En el marco del plan denominado “Emergencia climática”, se tiene previsto construir un total de 34 unidades, que se ejecutan con recursos municipales y otros otorgados por la Nación.

Están destinadas a las familias que en 2007 sufrieron la inundación de sus viviendas y no las pudieron recuperar. De éstas, ya se entregaron 20 y quedan 14 por concluir.

Debido a que algunos vecinos lograron reubicarse, se seleccionará a otros para que sean adjudicatarios. La Comisión de Viviendas del Concejo y el Ejecutivo designarán a los beneficiarios, tras un estudio social. Cabe destacar que, por las características del plan, los futuros propietarios no deberán pagar cuota alguna.

Otras 11 unidades son construidas por un programa encarado desde la Secretaría de Acción Social Municipal, que se trata de construcciones tipo “alpinas”, de madera con paredes revestidas.

Según se explicó, los adjudicatarios de estas unidades tienen un año de gracia antes de comenzar a pagar una cuota mensual, la que tendrá el valor equivalente a cinco u ocho bolsas de cemento.

También se están construyendo en la ciudad otras 7 viviendas por el sistema de “Ayuda y Esfuerzo propio”, con el asesoramiento técnico municipal y por estos días se avanza sobre los cimientos.

En este plan, las obras están a cargo de un grupo de obreros que realizaron un curso de albañilería dictado por la Municipalidad.

Por último, la “Cooperativa Latiendo por un techo” sigue con la construcción de casas con recursos que son aportados por los futuros adjudicatarios. El sistema de entrega es por sorteo y en total ya se levantan 5 unidades.

El nivel de avance de estas viviendas depende de los fondos con los cuales dispone la entidad compuesta por más de 150 familias.

Desde la Municipalidad indicaron que la continuidad de estos planes asegura dar respuesta a un sector de la comunidad que no puede acceder a créditos o a planes Clase Media, debido a que sus ingresos no cubren los requisitos.

El objetivo es continuar, siempre dependiendo de la respuesta de la gente en la devolución de la inversión.

Cursos 

Paralelamente, ante la necesidad de contar con mano de obra capacitada, se dictan cursos de albañilería. Al finalizar las clases teóricas y prácticas, inmediatamente el Municipio contrata al egresado para que se sume a los proyectos en marcha.

Por estos días, un grupo de estos trabajadores se encuentra levantando una de las casas sociales, cuyo destinatario además es un obrero.

Todas las unidades, de los tres planes encarados por la Municipalidad, se levantan en el predio sur de la ciudad, en el sector del barrio Central Argentino. En el caso de las unidades del plan “Latiendo por un techo”, se emplazan en el barrio Punta del Sauce.

3 Comments

Deje un comentario