FM Estrella entabló un diálogo con Carlos Chávez, ya que en sólo dos días, los carlotenses podremos participar de una emotiva despedida religiosa al querido párroco. Quien hace tres años nos acompañó, en unos pocos días partirá a servir a otras comunidades. “Hace ya tres años que estoy acá en La Carlota. Mi primera experiencia como sacerdote la he hecho entre ustedes, en el 2007”, agregó Chávez.

“Recuerdo cuando el padre Pablo Silvetti me presentaba como el nuevo vicario que estaba aquí en La Carlota. Yo venía con muchas expectativas y muchos miedos.

El señor obispo me manda aquí y hoy ya han pasado tres años de vivencias, experiencias y recuerdos. Hoy me toca cerrar una etapa muy linda. Me llevo muy buenos recuerdos, la gente me acompañó, compartí cosas bellas, también he sufrido, pero, en un balance de estos tres años, me quedo con las cosas positivas.

Este corto tiempo ha servido para formar mi corazón como un pastor…

Es difícil marcharme porque nosotros también tenemos sentimientos y nos encariñamos con la gente. Dios ha puesto en esta comunidad a familias y a personas que me han acompañado, han estado al lado mío, alentándome, entonces me cuesta esta despedida mucho más que llegar a otro lugar y adaptarme. El adiós me va a costar mucho”.

Recuerdos y vivencias…

“Una vivencia que llevo en mi corazón es la fiesta patronal de la novena. Me llamó la atención la cantidad de gente que le brinda amor a la Virgen, me regocija ver la piedad popular… gente que llora, que pide, que se emociona. Me llevó esto como un aspecto positivo.

Una cosa que me costó fue la partida del Padre Pablo; tuve que trabajar y seguir adelante, tenía poca experiencia y pocas herramientas. Esto me llevó a madurar y lo rescato…son cosas que Dios me puso en mi vida y me ha demostrado su gracia y sus presencia a través de la comunidad de La Carlota”. 

El alejamiento del Padre Pablo

“Su alejamiento nos sorprendió a todos, pero Dios sabe lo que hace. A esta separación la sufrí igual que ustedes porque lo aprecio muchísimo. Los años que viví con él en cuanto a sacerdote fueron espectaculares: me dio libertad, me acompañó… vivíamos disfrutando de la vocación, del uno del otro. Siempre hablando pudimos resolver las cosas. Fue un párroco que me ayudó a crecer y esto me ayudó a prosperar y a tomar las riendas de esta comunidad hasta hoy… Me voy con los mejores recuerdos y dejo mis mejores deseos”. 

De esta manera, La Carlota, este viernes 28 de enero vivirá uno de los días más emotivos de su historia religiosa con la celebración del acto de la despedida de quien ha sido nuestro cura párroco durante tres años: Carlos Chávez.

Así, el lunes 28 de febrero llegará el nuevo cura párroco a nuestra ciudad residido, actualmente en Ucacha, Ariel Píncipi. Ese día, a las 20 horas, los carlotenses, le daremos la bienvenida al nuevo sacerdote que ha sido llamado a participar bajo la encomienda de la autoridad del obispo diocesano.

Deje un comentario