El go­ber­na­dor Juan Schia­ret­ti ne­gó to­da po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to a in­ten­den­te por el jus­ti­cia­lis­mo en la ca­pi­tal cor­do­be­sa.
“No voy a ser can­di­da­to a in­ten­den­te, eso es­tá ab­so­lu­ta­men­te des­car­ta­do. Eso es un dis­pa­ra­te, yo no pue­do co­men­tar los dis­pa­ra­tes que se le ocu­rren de­cir a cual­quie­ra”, di­jo el go­ber­na­dor .
Así Schia­ret­ti sa­lió al cru­ce de las ver­sio­nes que in­di­ca­ban que exis­tían pre­sio­nes de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner pa­ra que dis­pu­ta­ra el si­llón del pa­la­cio mu­ni­ci­pal el año pró­xi­mo, y de es­ta for­ma ha­cer pie en la ciu­dad de Cór­do­ba, don­de ha­bi­tual­men­te el elec­to­ra­do no la acom­pa­ña.
La ver­sión fue lan­za­da por el in­ten­den­te de la ciu­dad de Vi­lla Ma­ría, Eduar­do Ac­cas­te­llo, du­ran­te un ac­to po­lí­ti­co que tu­vo lu­gar en Bell Vi­lle.
Se­ña­ló que el re­cien­te eno­jo de Schia­ret­ti con el go­bier­no na­cio­nal era por­que que­ría ser can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te.

Deje un comentario