El Presidente se reúne en la Casa Rosada con el titular de la Conferencia Episcopal, monseñor Ojea. Se trata del saludo tradicional navideño al jefe del Estado, pero Fernández quiere poner énfasis en la “agenda positiva” con la cúpula eclesiástica en lo referido al trabajo social

Minutos antes de las 11:30 la cúpula de la Iglesia, liderada por monseñor Oscar Ojea, llegó a la Casa Rosada. Se reunirán con el presidente Alberto Fernández. Será un saludo protocolar por la Navidad y para dar las felicitaciones tardías por la asunción presidencial. Pero a nadie se le escapa que el encuentro llega en un momento de tensión por las críticas al Gobierno luego de la puesta en marcha del protocolo para el aborto no punible.

El Presidente, por eso, buscará mantener y profundizar el diálogo mediante una “agenda positiva” con sus interlocutores de mañana, el presidente de la Conferencia Episcopal, Ojea; el secretario del organismo religioso monseñor Carlos Malfa, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, y monseñor Marcelo Colombo. «Hay que mirar hacia el futuro con el foco puesto en el trabajo social conjunto para combatir la pobreza”, según adelantó un referente del Gobierno.

Desde la Iglesia aclararon que el encuentro de Alberto Fernández y las autoridades eclesiásticas “se dará como siempre a fin de año en el marco de los saludos por la Navidad, y no está previsto ningún mensaje del papa Francisco”.

No obstante, en la Casa Rosada admiten que el Presidente buscará apaciguar los caldeados ánimos de la Iglesia después de las duras críticas del presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud, monseñor Alberto Bochatey, cuando la semana pasada el ministro de Salud Ginés González García publicó el protocolo para el aborto no punible.

“No sorprende porque el ministro González García es abortista y ya había advertido que no iba a entrar en una discusión por la ley, sino promulgar el protocolo vía ministerio y obligar a las provincias a que se adhieran. Y así ya se instala el aborto libre en la Argentina”, expresó Bochatey, y agregó sin vueltas: “Se instala el aborto libre en la Argentina”. Así, despertó un nuevo enfrentamiento con el Gobierno que veladamente se había dado antes de que asumiera Fernández cuando este adelantó que iba a promover un proyecto de ley sobre el aborto cuando llegara a la Casa Rosada.

En la reunión están presentes el canciller Felipe Solá, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Así, se espera que los referentes del Gobierno y el mismo Presidente empiecen a coordinar las tareas del trabajo social para combatir la pobreza junto con Cáritas y las parroquias que llegan a los barrios más humildes.

En la coordinación de tareas de contención social, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, ya tendió puentes con Cáritas y el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica para dar apoyo a la creación del Consejo contra el Hambre y la distribución de la tarjeta alimentaria.

De hecho, se espera que el Presidente invite a la cúpula de la Iglesia a la convocatoria prevista para este viernes en la Casa Rosada para el lanzamiento formal del Consejo contra el hambre. Quedará en la agenda futura una eventual visita de Fernández al Vaticano para encontrarse con el Papa, aunque todavía este tema ni siquiera está en la discusión.

A la vez, los obispos agradecerán una vez más a Fernández el gesto de concurrir antes de asumir a la “misa por la Paz” que se dio el 8 de diciembre en Luján, donde concurrió el ex presidente Mauricio Macri.

Poco antes de asumir, Alberto Fernández mantuvo un encuentro con la cúpula de la Iglesia en donde analizaron varios temas de la agenda social. En aquel encuentro no se mencionó el tema del aborto.

Deje un comentario