Días atrás se conoció a nivel nacional la noticia de un caso de un hombre con rubéola, siendo que esa enfermedad había sido erradicada del país. Lo que no contaron es que quien atendió a ese paciente fue una doctora recién recibida de Laboulaye: la joven Julieta Schlegel.

El caso tuvo lugar en el Hospital Municipal “Dr. Rivero” de Jovita el pasado viernes 19 de abril, donde Julieta se encuentra trabajando.

“El paciente es de nacionalidad china; trabaja en Argentina pero había estado unos meses en su país. Al momento de la consulta, estaba con su esposa y el hombre que les alquila el local para su supermercado”, comentó a Nexos la joven laboulayense, quien estaba acompañada por los enfermeros Sebastián Quinteros y Lara García.

El hombre tenía un sarpullido en todo el cuerpo: “Lo primero que pensé como diagnóstico fue que era sarampión, ya que hubo un fuerte brote en Europa y Asia. Le tomamos las muestras correspondientes de sangre y orina, un exudado de fauses y fosas nasales”.

A su vez, Julieta se comunicó a nivel provincial con la Dra. Paula Barbero, infectóloga y quien está en el sector de Epidemiología en Córdoba. “Juntas seguimos el caso. Enviamos las muestras y dio negativo para sarampión pero positivo para rubéola, que era otro de los diagnósticos”.

A partir de ahí, comenzó lo que se llama Campaña de Bloqueo, que consiste en que el paciente esté aislado en su casa y se ponga en contacto con las personas con las que estuvo más de 12 horas.

“Se vacunó a todas las personas que estaban con él, tanto de nacionalidad china y de Jovita. Y al otro día, en un radio de cuatro manzanas de donde el paciente trabaja y vive, comenzamos a preguntar puerta por puerta a las personas si tenían carnet de vacunación y en caso de no tenerlo, se vacunaban. La tarea estuvo a cargo de la enfermera Lucrecia Quinteros”.

El hombre pasó además por Ucacha y Serrano, localidades que también estuvieron en contacto pero que “no significa que el virus esté dando vuelta”.

De Jovita al país: alerta nacional

Desde el 2009 que no se detectaba un caso de rubéola en América. “Todos los casos que se presentan es porque vienen importados, como pasó con el paciente de China. El virus no está en el continente”.

Las campañas de vacunación se realizan desde 1998, cuando se incorpora la Tripe Viral -sarampión, rubéola y paperas- y “los pacientes que nacieron antes de 1965 se consideran inmunes porque son incapaces de padecer la enfermedad”.

“El alerta se emitió para que se consulte rápido y para que no se propague. No hay que entrar en pánico porque está controlado”.

Los síntomas

“El paciente presenta un sarpullido en todo el cuerpo: empieza por la cara y se extiende. Se levanta fiebre pero no pica y se tienen secreciones nasales como en un resfrío. Además se sienten los ganglios inflamados, tos, ojos enrojecidos y dolores articulares. Esto último se da en las mujeres jóvenes”.

Según explica Julieta, los riesgos no son ni para adultos ni niños, sino para mujeres embarazadas, porque corre riesgo el bebé. “Una paciente que no tiene la vacuna en contra de la rubéola en el primer mes de embarazo puede perder el bebé o sufrir diferentes mal formaciones”.

Importante: “Si hay mujeres que están intentando quedar embarazadas y se confirma que no están, conviene vacunarse y esperar. En caso de estar en búsqueda y no saber si está o no, es mejor esperar a confirmar y luego vacunarse, ya que al inyectar el virus puede afectar al bebé”.

Cabe mencionar que la enfermedad se transmite cuando se está en contacto prolongado con el paciente que la tiene.

Prevención

En ninguno de los tres lugares mencionados se presentó otro caso pero sí se está en alerta. Es por eso que la Dra. Schlegel insiste en la vacunación y la consulta rápida al médico ante cualquier duda.

Y enfatizó: “Hay que tener en cuenta que este tipo de enfermedades pueden venir con un paciente que estuvo afuera, por eso hay que controlar”.

Crecimiento profesional

Julieta tiene el título de médica pero quiere seguir creciendo y proyecta su profesión: “El año que viene me voy a especializar en Neonatología y Pediatría. La primera parte será en Río Cuarto y luego en Córdoba”.

Además, fue invitada para participar en videoconferencias para aprender más sobre epidemiología. “Para mi es muy bueno. De parte de Córdoba y del Hospital Rawson me felicitaron por mi rápida acción”.

Deje un comentario