Los tambos de la zona centro este de Córdoba ,un área de preponderancia lechera, están muy complicados por las lluvias de los últimos días. Hay unos 40 establecimientos con serios inconvenientes entre Arroyo Algodón, La Playosa y Los Zorros, localidades que están a unos 25 kilómetros de Villa María .

Algunos productores sostienen que la situación es similar o peor a la que vivieron en las inundaciones de 2016.

Armando Caisuti, vicepresidente del consorcio caminero de Arroyo Algodón, indicó que de los 159 kilómetros de caminos rurales que están bajo su jurisdicción, 120 kilómetros están «anegados; no se puede andar; es imposible entrar a los campos

Explicó que desde noviembre pasado hasta el cierre de marzo cayeron en la zona 1070 milímetros de agua: «Acá suele escurrir en dos o tres días, pero eso nunca pasó. Las cunetas nunca dejaron de tener agua y hay trabajos que no se pueden realizar por eso mismo».

Las cuencas de Arroyo Algodón y Manantiales bajan desde James Craick, Oliva y Pampayasta, localidades donde en los últimos días llovió mucho. «En enero un golpe de agua entró al pueblo, se hizo una canalización por fuera pero el arroyo no da más, se desborda, sale de cauce», señaló.

Hace una semana, cuando bajó el nivel, con Recursos Hídricos de la Provincia, comenzaron una obra de sistematización del arroyo, el objetivo es poner bordas para evitar el desborde y hacer lagunas de contención en los campos para no afectar a los de más abajo, «pero volvieron las lluvias y no se pudo terminar».

Adrián Cordero, dueño de la fábrica Los Pinos, dijo:  que se canalizó «todo pero las obras quedaron chicas para una lluvia de entre 120 y 90 milímetros; no hablamos de 500 milímetros. Volvemos a estar muy comprometidos, igual que en años anteriores. Muy difícil la situación».

Alejandro De Elía, productor en la zona, coincidió que cuando llueve en la zona alta empiezan los problemas. «Las Mojarras, que es el primer arroyo saliendo de Villa María al norte, trae agua pero no es grave. Lo peor es con Algodón y Manantiales. Hay un 50% más de daños con el Algodón que hace tres meses y con Manantiales es un desastre», alerto

«Los de Hidraúlica trabajaron, nos dieron una mano grande. Está en marcha el plan de obras para no tirar los problemas aguas abajo y los de arriba deberían hacer lo mismo», señaló y apuntó que en Arroyo Algodón el 95% de los caminos rurales están intransitables y lo que queda, «durará poco porque el paso de los tractores los destruye; hay muchos tambos en peligro; escuelitas rurales con agua arriba. Hace tres o cuatro años que venimos complicados; es un desastre».

Desde Producción provincial y desde el área de Lechería de la Nación se comunicaron para organizar una visita a la zona y aportar posibles soluciones.

Deje un comentario