Analía Doffo, Licenciada y Representante del Dpto. de Asistencia Social del Hospital Local San Antonio, en diálogo con FM Estrella,  refirió sobre la demanda de trabajo desde dicha área y destacó la importancia de los talleres que se concretaron en el colegio IPET Nº 100 para alumnos desde tercer hasta sexto año. un área que tiene como valores, el compromiso de velar porque los programas y proyectos de asistencia social lleguen a los sectores más vulnerables de la población; responsabilidad en asumir con dedicación los compromisos asignados; honestidad para manejar los recursos asignados; equidad para garantizar el acceso a los servicios de Asistencia Social a toda la población; solidaridad con los más necesitados y calidad en el cumplimiento de estándares de calidad en los servicios prestados.

La encargada manifestó: Ha sido un año de mucho trabajo en todos los servicios, no sólo en el nuestro. No sé si tiene que ver con que ha aumentado la demanda en todos lados o también esto de la refacción del hospital, con sus cambios, nuevos servicios que hacen que vaya creciendo en demanda y en cantidad…

La gente que no tiene ninguna cobertura social tiene el derecho y la obligación de que lo atiendan. En estos momentos, también, hay mucha gente que cuenta con pensiones y éstas generan un seguro Próceres, programas de la Provincia que otorga la medicación a través del Programa AMMA Local y, la gente que no tiene acceso a Proce porque no tiene ninguna pensión y demás, contamos acá con el Programa de Medicación de Acción Social. Se viene trabajando muy bien. Te diría que la gente de acá del Hospital se va con todo cubierto, con todo lo que tenga que ver con la medicación;  en el caso de los diabéticos, con la insulina, prótesis, está saliendo mucho más rápido.

Hay un trabajo en equipo con el Director, los médicos, con los diferentes servicios, enfermería…

Hemos hecho, además, algunos cambios con el tema del grupo de autoayuda. Hemos recibido desde el colegio María Benita Arias- IPET 100- una propuesta para un grupo de adolescentes del colegio. Ellos proponían sumarse al grupo de autoayuda y, la verdad, nos parecía delicado porque era exponer a las chicas del grupo, entonces lo que hicimos fue adaptar el trabajo al colegio. Nosotros nos sumamos a la actividad del colegio y se estuvieron brindando talleres en cuatro o cinco meses con docentes del colegio. El taller era dirigido a los alumnos de tercero, cuarto, quinto y sexto año. el tema fundamental tenía que ver con la violencia- a nivel general-, el tema de bulling y, el último encuentro lo hicimos con gente del Juzgado, de la Policía, que ellos sugerían propuestas al finalizar el taller y nosotros nos encargábamos de conectar a la gente para que pudieran evacuar las dudas que tenían respecto del tema de violencia. Esto fue una experiencia hermosa”. 

Deje un comentario