Tras sufrir durante 33 años el peso de ser homónimo del ex represor y ex presidente de facto, logró el aval para cambiarlo, e incorporar el apellido materno. La resolución lleva la firma del juez Arrazola

Oscar Arrazola

El juez en lo Civil y Comercial y de Familia de nuestra ciudad, Oscar Arrázola, dio lugar a un pedido de un hombre nacido en nuestra ciudad para poder modificar su nombre de nacimiento, debido a los múltiples inconvenientes que éste le ocasionaba.

Jorge Rafael Videla es la filiación que le dieron sus progenitores, y que resulta ser homónima al nombre de un militar  y presidente “de facto”. Debido a los problemas que ello le generaron en el acontecer diario, es que este hombre, hoy de 33 años y que vive  actualmente en Córdoba, decidió acudir a la Justicia, y pedir la modificación.

Es así que una reciente resolución del juez Arrazola, admite la petición, permitiéndole suprimir su segundo nombre de pila -Rafael- y agregando el apellido materno Schiel.

El  doctor Arrazola, señaló que “con la finalidad de acreditar su correcta identificación, se presentó este joven solicitando el cambio de nombre ante los serios problemas que tenía al ser homónimo del ex presidente de facto.  Acompañó copia del Documento Nacional de Identidad y partida de nacimiento, donde figura el  su nombre inicial, y solicitó quitarse uno de los nombre e incorporar el apellido materno”.

En la solicitud este hombre explica que no lo hace por una razón frívola o caprichosa sino que obedece, y conforme a los criterios restrictivos imperantes en la materia, a determinados agravantes que según la legislación vigente representan justos motivos.
Expresa que es público y notorio el homónimo que mantiene su nombre con el del ex militar designado como presidente de facto durante el Proceso de Reorganización Nacional entre los años 1976 y 1981, condenado por persecuciones, torturas y crímenes durante su dictadura.

“Tal circunstancia, expresa, le ha generado innumerables inconvenientes. No sólo por objeción de conciencia, sino le ha tocado sobrellevar ese nombre, haciéndosele concretamente muy difícil la vida en relación”.

El joven reclamante nació en La Carlota, y tiene actualmente 33 años de edad. No tiene tiene vinculación alguna con  el ex dictador.y desde hace tiempo se encuentra por razones laborales radicado en la Córdoba capital.

Objeto de burla y persecución

Arrázola, en los fundamentos de la resolución argumenta que este hombre “ha tenido que afrontar situaciones que para la generalidad de las personas resultarían sencillas, y que para él se vuelven violentas, siendo objeto de constantes humillaciones, refiriéndose a situaciones normales de la vida pública, a trámites normales de gestión o a los obligatorios y hasta para los voluntarios o personales, debiendo soportar la impredecible reacción de los terceros”.

A su vez señala que el solicitante ha sufrido diversos estados de ánimo, tales como temor, pánico, vergüenza en distintas situaciones de la vida, justamente por llevar dicho nombre, derivadas de situaciones tales como burlas o gestos toda vez que mostraba su documento o daba su nombre. “Así en ciertas ocasiones fue objeto de burla, como en otras de persecución ideológica y discriminación. Que en ciertas circunstancias lo han inmovilizado por completo, encerrándose en su casa sin salir a la calle y hasta ha temido por su vida”.

Manifiesta su paso por la escuela, la Universidad, los actos públicos, manifestaciones, trámites en distintas dependencias, elecciones, partidos políticos, oportunidades laborales, círculos íntimos, y sobre la incertidumbre y el desgaste psíquico de saber que muchas veces en esas actividades descriptas su resultado depende del propio juicio de valor que realice su interlocutor.

De igual modo, manifiesta que el daño producido no es sólo moral sino que en términos económicos, ha sufrido pérdida de chances a la hora de conseguir trabajos.

Por todo ello, y según las leyes vigentes, es que está totalmente justificado el cambio o modificación del nombre.

Arrázola también agregó que esta tarea lleva más de 2 años debido a que hubo que realizar  diversos trámites. «Por ejemplo hicimos consultas en bancos, si no había deudas, juicios, entre otros  temas porque  hasta tanto  no tuviéramos todos los puntos en cuestión  no podíamos tomar una determinación de este tipo”. También se hicieron pericias psicológicas.

El pasado jueves, el juez firmó la resolución definitiva por lo que en los próximos días cuando se completen los trámites este hombre tendrá una nueva filiación.

Deje un comentario