Conmoción en todo el país por la muerte de Tomás

Tomás Dameno Santillán, el niño de 9 años que era buscado desde el martes en la localidad bonaerense de Lin­coln, fue encontrado el jueves asesinado en un descampado y por el crimen fue detenido la ex pareja de su madre.

Fuentes de la investigación informaron que el hallazgo ocurrió en un sembradío de soja ubicado a la vera de un camino de tierra, a unos mil metros de la ruta 50, a la altura de la localidad de Bayauca, al noroeste de la provincia de Buenos Aires.

De acuerdo con los primeros médicos que inspeccionaron el cadáver, este presentaba una herida en el cráneo que se cree fue producida mediante un golpe con un palo.

 Según las fuentes, el cuerpo fue encontrado por cuatro efectivos de Defensa Civil que realizaban un rastrillaje en el campo y alertaron a la policía.

Alrededor de las 19.10, la madre de Tomás, Susana Leonor Santillán, y su hermana, se trasladaron hasta el lugar para identificar el cadáver, al tiempo que frente a la comisaría de Lincoln se reunieron unos dos mil vecinos indignados por lo ocurrido que reclamaron Justicia, muchos de ellos en llanto.

Minutos después, cerca de las 19.25, Adalberto Cuello, ex pareja de la madre de Tomás, fue retirado de la seccional con su rostro cubierto y a bordo de una camioneta de la policía que lo trasladó a una sede de la fuerza en Junín.

Mario, hermano de Susana Leonor y tío de Tomás, contó que el niño “le tenía terror” a Cuello porque éste aparentemente lo “maltrataba”.

“Adalberto lo fue a buscar el viernes (a Tomás) con el primo a unas cuadras de la escuela, lo levantó y los llevó a cada uno a su domicilio. Y el martes, cuando desapareció el chico, fue cuando el primo no fue a la escuela. Es la coincidencia clave del caso”, explicó el hombre.

“¿Qué hizo (Cuello) el martes desde las 12 a las 2 de la tarde?”, se preguntó al respecto y expresó: “Alguien que piensa no puede hacer una cosa así”.

Por su parte, Guillermo, otro tío del niño, confirmó que Tomás le tenía “pánico” al sospechoso, que “temblaba cada vez que lo veía” y que su hermana se había separado de él por ese motivo.

El niño había sido visto por última vez el martes pasado, minutos después del mediodía, cuando se dirigía desde el colegio hasta su casa, caminando por la avenida Massey, de la ciudad de Lincoln, y su madre realizó la denuncia en la comisaría cerca de las 14.

Candela y Sofía

Candela en Buenos Aires. La pequeña Candela Rodríguez desapareció aquella tarde del 22 de agosto pasado cuando, tras salir de su casa de la localidad de Villa Tesei, en el partido de Hurlingham, ya nadie la volvió a ver. Ocho días después, la niña fue hallada asesinada a la vera de la Autopista del Oeste, cerca del cruce con Vergara. Por el
crimen ya hay varios detenidos y avanza la investigación.

Sofía en Córdoba. En marzo de 2009, la ciudad de Córdoba se paralizó por el salvaje crimen de una nena. Era Sofía Arias (5).
La mató su padrastro, tras asesinar a la madre de la criatura.

El sujeto se suicidó, tras tirar a la nena a un pozo. El drama ocurrió en barrio Sacchi, en la ciudad de Córdoba.

Imputado. El único detenido por el caso, el ex padrastro del niño, Adalberto Raúl Cuello (38), quedó imputado del delito de «homicicio agravado» y será indagado recién mañana por el fiscal de instrucción 2 de Junín, Javier Ochoaizpuro. El fiscal pidió la prisión preventiva.

Velatorio. En tanto, los restos de Tomás comienzan a ser velados en una sala velatoria que se levantó en la Cooperativa de la localidad de Timote, a unos 60 kilómetros de Lincoln, de donde eran oriundos sus padres y donde aún viven sus abuelos paternos y su abuela materna.

Autopsia. La autopsia al cuerpo de Tomás se realizó entre las 23 de ayer y las 4 de esta madrugada en el Hospital Interzonal General de Agudos de Junín, y estuvo a cargo de la directora del Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses Norte, Mirta Mollo, y la jefa de la Policía Científica de Junín, Carolina Pérez Mernes.

Según el informe preliminar de la autopsia, el niño murió entre las 12 y las 16 del martes por un «paro cardiorespiratorio traumático a consecuencia de politraumatismos; traumatismo craneoencefálico; fracturas con hundimiento de ambas zonas laterales de cráneo (fractura de base de cráneo en bisagra); producidas con un elemento contundente y romo».

Los peritos creen que Tomás tenía apoyada la cabeza en el piso o en alguna superfice plana cuando recibió los golpes mortales y, por ese motivo, se explica que tenga fractura en los dos laterales del cráneo.

El fiscal Ochoaizpuro aseguró en declaraciones a la prensa que Tomás fue asesinado «inmediatamente después de desaparecer», tras retirarse de la Escuela 1 Domingo Faustino Sarmiento, a la que concurría en la ciudad de Lincoln.

No hay dudas. «Hay elementos para suponer que esta persona sería la responsable. No hay dudas acerca de la materialidad del hecho», manifestó el funcionario de la UFI N° 2 de Junín.

Dos golpes. El ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, aseguró que el nene fue asesinado mediante «dos golpes certeros en los dos parietales», efectuados con «un caño redondo de acero o algo parecido» (ver Casal revela datos de la autopsia).

Lo que dice la familia. Guillermo Santillán, tío del niño asesinado en las afueras de la ciudad bonaerense de Lincoln, aseguró hoy que «es imposible de creer» lo que sucedió y apuntó nuevamente contra la ex pareja de su hermana, detenido por el hecho, al señalar que «está involucrado en gran parte».

«Esto que ha pasado nos ha conmocionado a todos. Es algo insólito, de no creer. Nadie puede creer que pase una cosa de éstas», manifestó el hombre.

Además, sostuvo que Ramón Adalberto Cuello, ex pareja de la madre de la víctima y único demorado por la policía tras el hallazgo del cadáver de Tomás Dameno Santillán (9), «de señor tiene poquitito, está involucrado en gran parte» en el asesinato.

En declaraciones a Radio 10 mientras viajaba hacia Lincoln, Santillán insistió en que «es imposible creerlo» al desenlace que tuvo el caso y agregó que «desquitarte con un nene» por una supuesta venganza contra la madre «no tiene palabras».

«Esperemos que esto no pase más, porque lo vemos muy seguido», concluyó el hermano de Susana Leonor Santillán.

El niño apareció muerto el jueves en una zona rural situada en las afueras de Lincoln, con un fuerte golpe en la cabeza, después de hacer desaparecido el martes pasado, al mediodía, cuando volvía a su casa de la escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *