El gremio de los trabajadores rurales y estibadores profundiza desde ayer las medidas de fuerza en reclamo de la homologación del último acuerdo salarial alcanzado con las cuatro entidades del campo.

Desde hace dos semanas el sindicato se mantiene en las rutas con cortes alternativos, pero desde ayer esa medida se realiza de forma total. Así, amenazaron con no dejar circular a los vehículos por numerosas rutas del país, entre las que está el cruce de A005 y 8 en Río Cuarto. En la zona, anticiparon que también realizarán la medida de fuerza en Adelia María y Laboulaye.

La Uatre inició las protestas contra lo que señaló como un castigo del Ministerio de Trabajo de la Nación hacia el gremio por no homologar un acuerdo salarial logrado con la mesa de enlace y por el que los peones de campo tendrían un incremento del 35,7%. Así, pasarían de los 2.200 pesos a casi 3 mil.

Pero después de llegar a un entendimiento con la patronal, el trámite ingresó a la cartera que conduce Carlos Tomada y allí quedó. Según la Uatre, en esa decisión se esconde un castigo político y una señal económica que no se quiere dar hacia el resto de los sindicatos.

El primer punto estaría relacionado a la vinculación que la Uatre tiene con el ex presidente Eduardo Duhalde. El secretario general del gremio, Gerónimo “Momo” Venegas, fue la pata sindical del proyecto “Duhalde presidente 2011”. Desde allí fustigó al gobierno cada vez que pudo y tomó distancia de la CGT en su momento de mayor acercamiento con la Casa Rosada. El “Momo” ocupa el cargo de secretario de interior de la central que conduce Hugo Moyano, pero en la práctica está alejado del camionero desde hace años. Por eso creen que la negativa de Tomada a homologar el acuerdo sería en respuesta a la posición política.

Por otro lado, la Uatre asegura que Trabajo no quiere homologar un acuerdo del 35,7% porque podría servir como parámetro al resto de los sindicatos que están a punto de iniciar paritarias o que las tienen previstas para el arranque de 2012. El Gobierno ya anunció que en las próximas discusiones salariales los gremios deberán bajar las expectativas. Lo que implica que los porcentajes deberán ser menores a los alcanzados en los últimos años. Frente a esto, el 35,7% aparece como contradiciendo las pretensiones oficiales.

Por eso, desde hace 15 días el gremio de la Uatre salió a las rutas con cortes alternativos de 10 ó 15 minutos que sirvieron para provocar importantes demoras en la circulación.

“Nosotros reclamamos que se ponga en marcha el aumento ya acordado. Estamos hablando de salarios muy bajos que el gobierno se niega a mejorar por un capricho”, se quejó Marcelo Acevedo, representante en Río Cuarto de la Uatre.

Deje un comentario