Las cinco aulas, el comedor y la cocina prometidos para el colegio Cabildantes no se construyeron porque la Provincia aún no giró los fondos al Municipio

Cuando falta menos de un mes para el comienzo del nuevo ciclo lectivo, en la escuela Cabildantes de nuestra ciudad aún no se construyeron las cinco aulas, el comedor y la cocina prometidos.

Fue en diciembre último, como se recordará, que el intendente Javier Pretto firmó un convenio con el Gobierno cordobés para el aporte de fondos y la ejecución de la ampliación de este populoso colegio del barrio Punta del Sauce.

El mandatario señaló ahora que las obras no se ejecutaron porque la Provincia debía depositar los fondos a fines del año pasado o a principios de éste pero ello no ocurrió.

“Nosotros por estos días estamos chequeando que se deposite ese dinero, pero aún no llegó. Creemos que la demora se debe a la mudanza de oficinas de la Casa de las Tejas, que está en proceso de demolición”, admitió Pretto.

Si bien las expectativas estaban puestas en lograr que esta ampliación estuviera terminada o, al menos, avanzada al comienzo de clases, por el momento nada se hizo.

Cabe recordar que la gran población de alumnos superó ampliamente la capacidad de este edificio. Y es así que para brindarles el servicio de Paicor a más de 200 chicos se deben improvisar mesas con tablones en un salón donde además se realizan otras tareas, lo cual obligaba a armarlas y desarmarlas varias veces al día. Asimismo, para cocinar se utilizaba un rincón en un pasillo, sector poco adecuado para la tarea.

El año pasado en el establecimiento hubo problemas por el mal funcionamiento de las cloacas, lo que obligó a suspender el almuerzo en el colegio. En su lugar se entregaron módulos alimentarios a los alumnos para que llevaran a sus hogares.

La obra será financiada por la Provincia y se ejecutará por la administración municipal, pero hasta el momento no hay novedades sobre su inicio.

Incertidumbre

La preocupación de docentes y padres es que esta obra se postergue para las vacaciones de invierno. De ocurrir ello, deberán evaluar distintas alternativas para, una vez que comiencen las clases, ver cómo se brindará la copa de leche y el almuerzo a los chicos, la mayoría proveniente de hogares humildes y que requiere de la asistencia alimentaria.

Así también son necesarias las aulas, por cuanto algunas están superpobladas, a lo que se suma el hecho de que este colegio está incorporado al sistema de jornadas ampliadas, por lo que se requiere mayores espacios para la realización de otras actividades curriculares.

“Hay chicos que pasan gran parte del día en el colegio por esto de la jornada extendida, pero no hay espacio para contenerlos», se admitió.

Deje un comentario