En Reducción cerró la estación de YPF y el pueblo se quedó sin nafta

By 15 agosto, 2010Actualidad

La propietaria falleció y el local quedó inactivo. La empresa nacional ya retiró toda la cartelería.

Re­duc­ción. Los pro­pie­ta­rios de au­to­mó­vi­les de es­ta lo­ca­li­dad no tie­nen có­mo car­gar naf­ta, ya que des­de ha­ce un mes la úni­ca es­ta­ción que ex­pen­dí­a es­te com­bus­ti­ble ce­rró sus puer­tas e YPF ya le­van­tó to­da la car­te­le­ría iden­ti­fi­ca­to­ria.

La pro­pie­ta­ria del lo­cal fa­lle­ció y no hay fa­mi­lia­res que con­ti­núen en la ac­ti­vi­dad. Ade­más la em­pre­sa na­cio­nal no les ven­dió más naf­ta y ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un mes que se ago­ta­ron las re­ser­vas.

Es así­ que los ha­bi­tan­tes de­ben car­gar naf­ta en pue­blos ve­ci­nos co­mo en el ca­so de Ale­jan­dro -dis­tan­te a 30 kilómetros- o Las Ace­quias. Ca­so con­tra­rio Río Cuar­to o La Car­lo­ta.

Otros ve­ci­nos han op­ta­do por reu­nir­se y en­car­gar­le el com­bus­ti­ble a al­gún co­mi­sio­nis­ta o co­mer­cian­te que via­ja y lo tras­la­da en bi­do­nes. En tan­to, ayer por la ma­ña­na, la pro­pa­la­do­ra del pue­blo in­for­ma­ba que hoy el Mu­ni­ci­pio lle­va­rá una cis­ter­na de 1.500 li­tros pa­ra ven­der en el co­rra­lón. Re­cal­can­do ade­más que el pre­cio de la naf­ta se­rá el mis­mo que el exis­ten­te en las es­ta­cio­nes de ser­vi­cios de la re­gión. La ven­ta se ha­rá de 9 a 13 ho­ras, en el pre­dio del co­rra­lón.

Ca­be aco­tar que so­bre la ru­ta 8 exis­te una Pe­tro­bras, pe­ro só­lo ex­pen­de ga­soil.

Los au­to­mo­vi­lis­tas que se co­mu­ni­ca­ron con la re­dac­ción del diario PUN­TAL el jueves di­je­ron que to­do es in­só­li­to por cuan­to el pue­blo evi­den­cia gran­des pro­gre­sos en el pla­no in­dus­trial y la­bo­ral, pe­ro tie­ne una so­la es­ta­ción que va­ya a sa­ber por ­qué cau­sa aho­ra se que­dó sin naf­ta, YPF no le ven­dió más y aho­ra la fal­ta de com­bus­ti­bles es una rea­li­dad. «En Re­duc­ción hay otra ex­pen­de­do­ra que ven­de gasoil úni­ca­men­te, pe­ro los que te­ne­mos au­tos a naf­ta so­na­mos. Le de­be­mos pe­dir a al­gún ami­go que nos trai­ga un bi­don­ci­to de la zo­na o de Río Cuar­to», in­di­có bas­tan­te mo­les­to.

An­tes ha­bía una es­ta­ción en la zo­na in­dus­trial, don­de aho­ra se en­cuen­tra la plan­ta de AVEX, pe­ro ya des­de el año 2006 de­jó de fun­cio­nar por­que se ven­die­ron esos pre­dios.

Otro ve­ci­no, en diá­lo­go con PUNTAL, in­di­có que la no­ti­cia lo to­mó de sor­pre­sa a tal pun­to que de­ci­dió ir­se a Río Cuarto pa­ra car­gar el tan­que. “Via­jé con te­mor de que­dar­me a me­dio ca­mi­no, pe­ro co­mo es­ta­ba so­bre ru­ta 8 se­gu­ro al­guien me lle­va­ba”, se­ña­ló.

Y agre­gó que te­nien­do en cuen­ta las dis­tan­cias en­tre los pue­blos más cer­ca­nos y los ex­ten­sos in­gre­sos, es más convenien­te via­jar a las gran­des ciu­da­des.

Los que me­nos po­si­bi­li­da­des tie­nen de via­jar de­pen­den de la bue­na vo­lun­tad de otros ve­ci­nos pa­ra traer­les naf­ta en bi­do­nes.  “Nos ayu­da­mos unos a otros”, sos­tu­vo un ha­bi­tan­te.

Pro­ble­mas con­trac­tua­les

Al de­cir de los ve­ci­nos y en vir­tud de las exi­gen­cias de YPF, es­ta es­ta­ción en prin­ci­pio no ha­bría aca­ta­do las disposicio­nes de mo­der­ni­zar las ins­ta­la­cio­nes.

Con­cre­ta­men­te, en sus nue­vas con­ce­sio­nes la fir­ma na­cio­nal obli­ga a ins­ta­lar un co­me­dor, bar y otras de­pen­den­cias, to­do ello a car­go del fu­tu­ro pro­pie­ta­rio.

En los úl­ti­mos días, per­so­nal de la em­pre­sa ofi­cial re­ti­ró del lu­gar to­das las ban­de­ras y car­te­les.

“Por aho­ra el pro­ble­ma se irá so­lu­cio­nan­do con es­ta ini­cia­ti­va del Mu­ni­ci­pio de traer naf­ta en una cis­ter­na. Des­pués es­pe­re­mos que al­gu­na fir­ma de­ci­da ins­ta­lar­se aquí”, se­ña­ló otro ha­bi­tan­te de Re­duc­ción.

No obs­tan­te, es­ta al­ter­na­ti­va de ven­ta se­rá me­di­da, ya que se pre­ten­de  pro­veer de naf­ta a la ma­yor can­ti­dad de gen­te, y es­pe­cial­men­te a aque­llos ve­ci­nos que ca­re­cen de re­cur­sos pa­ra ha­cer lar­gos via­jes só­lo pa­ra car­gar el tan­que de com­bus­ti­ble.

Deje un comentario