El escándalo es de los fariseos, la verdad y el amor de los pecadores.

By 17 mayo, 2009Blogs

Por Lea Ferrarese en Cartas de Carmela para la FM Estrella

Quiero compartir con ustedes esta reflexión realizada por el Padre Aldo Trento, Sacerdote Paraguayo perteneciente al movimiento Comunión y Liberación. Toca muy hondo al corazón de todo creyente. Hago propicia la oportunidad para relacionarla el “juicio” que se está realizando al Padre Julio César Grassi. Las dejo en sus manos, toda colaboración de ustedes es siempre bienvenida.
Jesús antes de morir, como expresión de Su infinito amor no sólo nos dejó la Eucarística sino que instituyo el Orden Sagrado, los pilares de la vida cristiana.
¡Con qué dolor despertamos, con las portadas de los diarios, hambrientos de escándalo, con el “disparate” en referencia a un obispo que hubiera tenido un hijo! ¡Qué puñalada a nuestro corazón de creyentes, de enamorados de Cristo, que precisamente la prensa utilice el chisme para desacreditar lo más grande que Cristo regaló a la Iglesia católica: el sacerdocio y el don del celibato!
No corresponde a nosotros juzgar a nadie, más bien rezar para que nosotros los sacerdotes seamos santos, enamorados de Cristo y obedientes y fieles al magisterio del Papa. No nos sorprende la fragilidad, la debilidad humana, cualquiera sea, aún en sacerdotes y obispos. Somos todos desterrados hijos de Eva como nos enseña la Iglesia. El fariseísmo, el moralismo no son una postura cristiana, como tampoco el espiritualismo.
La Iglesia nace divina porque su fundamento es Cristo, y al mismo tiempo es humana porque está hecha de pecadores. Pecador era Pedro, pecadores eran los amigos de Jesús, pecadores eran todos los que le han seguido, pecadores han sido los más grandes santos de la Iglesia, desde Pablo de Tarso, Agustín de Hipona, Francisco de Asís, en fin, hasta la persona que escribe, que tiene como única gloria la de haber conocido y conocer cada dí­a la misericordia de Cristo.
No es la fragilidad del obispo-presidente lo que nos preocupa. Para esto vino Cristo. Si, porque Cristo vino para nosotros los pecadores, para nosotros los adúlteros, para nosotros que como Pedro lo renegamos continuamente.
Lo que los diarios hoy publican es la evidencia del fariseísmo que define la prensa, a la cual no le importa nada del hombre, de su dignidad nacida del hecho que todos somos hijos de Dios. A ellos les interesa usar la fragilidad de los hombres de la Iglesia para atacar a la Iglesia, para destruirla, si pudieran. Es un juego que viene desde hace 2000 años.
Y son siglos que en los chiqueros de ciertas universidades o centros culturales dominados por la diabólica masonería escuchamos cualquier chisme sobre la fragilidad de la Iglesia, de sus pastores, Papas, obispos o laicos que sean. Y lo que es aún más diabólico es que los que escriben, publican, difunden, viven de este “estiércol” son ellos aún más pervertidos, prostituidos, miserables, sucios hasta el cerebro. Estos señores que aman el estiércol, ellos, los fariseos, los hipócritas, se divierten en el tirar estiércol contra la bella, estupenda cara de la

Iglesia. A ellos no les importa la verdad porque son hijos del príncipe de la mentira. Pero se han olvidado que ninguna fragilidad o escándalo afectará la Iglesia hasta destruirla. Lo ha dicho Jesús: “Yo vencí al mundo”.
Ya Napoleón tenía claro el proyecto de eliminar a la esposa de Cristo, cuando un dí­a su secretario le dijo: “Majestad, no lograron eliminarla los que viven dentro de la Iglesia – Papas, obispos, sacerdotes – mucho menos lo logrará usted”.
Lo que estoy afirmando no es una búsqueda de motivos para excusar o cubrir la fragilidad, la debilidad. No. En absoluto. El pecado es pecado, la miseria es miseria, el estiércol es estiércol. Y por eso existe la confesión, la misericordia divina. Lo que queremos subrayar es el hecho que precisamente hoy, Jueves Santo, los buitres de la prensa han aprovechado para llenar la cabeza de la gente de suciedad, intentando de esta manera distraer la atención de nuestro pueblo educado a vivir en modo conmovedor la Semana Santa, del Acontecimiento más grande que la liturgia nos ofrece; la pasión, muerte y resurrección de Cristo..
Y este es un delito, este es el pecado por el cual Jesús afirma: “antes de escandalizar a uno de estos pequeños es mejor que el interesado se ponga una piedra al cuello y se tire en el mar”. Al contrario, el gran pecado del obispo-presidente está en su ideología, en su postura “marxista”, en su tentativa de vaciar al cristianismo de su contenido. Es aquella teología de la liberación, profesada abiertamente, por la cual Cristo sería totalmente insignificante para la liberación y salvación del mundo. Este es el gran pecado de este hombre. El pecado de Chávez, Correa, Morales, etc., que pretenden sustituir a Cristo en la salvación del mundo.
Y de este pecado todos somos responsables o mejor lo son aquella inmensa mayoría de curas, religiosos y obispos que el 20 de abril de 2008 votaron y empujaban a votar por esta ideología. Y no porque no hubiera otra posibilidad para el cambio. Un cambio necesario después de más de 60 años de dictadura colorada.
Existían, existen, otras hipótesis pero todos, ebrios de la nueva utopía, entregaron el cambio a quienes, los hombres, jamás lograrán responder a este anhelo, porque sólo Cristo puede cambiar al hombre y las estructuras que el hombre crea. Los hombres o son instrumento de la gracia, pero no los exclusivos protagonistas, porque dice Jesús:”Sin mí no podéis hacer nada”, o se transforman en destructores de la humanidad, como la historia desde siempre documenta..

“No mires nuestros pecados
sino la fe de Tu Iglesia…”

… rezamos cada dí­a en la Santa Misa antes de la señal de la paz. Y estas palabras nos llenan la cabeza y el corazón en este momento dramático de nuestro país, víctima del pecado de quien en aquel entonces era uno de sus pastores privilegiados, en cuanto sucesor de los apóstoles.
“No mires nuestros pecados -ni de este amigo Tuyo, Señor, que un dí­a quisiste a Tu lado como sucesor de los apóstoles – sino de la fe de Tu Iglesia.” Solamente en estas palabras de la liturgia podemos encontrar consuelo, emergía, fortaleza para seguir adelante, para no quedarnos
en las debilidades nuestras ni de los pastores, ni de los obispos, ni de nadie. Lo que nuestra Iglesia vive ahora había sido ya denunciado por Benedicto XVI, entonces Cardenal Ratzinger, durante la Vía Crucis del año 2005, cuando en el Coliseo Romano en la Meditación de la Novena Estación afirmó:
“¿Qué puede decirnos la tercera caída de Jesús bajo el peso de la cruz? Quizás nos hace pensar en la caída de los hombres, en que muchos se alejan de Cristo, en la tendencia a un secularismo sin Dios. Pero, ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en su propia Iglesia? En cuántas veces se abusa del sacramento de su presencia, y en el vacío y maldad de corazón donde entra a menudo. ¡Cuántas veces celebramos sólo nosotros sin darnos cuenta de él! ¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la Reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! También esto está presente en su pasión. La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison – Señor, sálvanos (cf. Mt 8,25).”
Creo que las palabras de la liturgia “no mirar a nuestros pecados…” encuentran su eco dramático en estas palabras del hoy Papa. Una vez más lo que nos pide la fe que profesamos es la de asumir nuestros pecados, porque el pecado del que ha sido un sucesor de los apóstoles, es también el mío, el tuyo, porque somos el Cuerpo de Cristo y si un miembro peca todos sufrimos las consecuencias, como también si un miembro vive de Cristo todos ganamos de su belleza.
Lo que ha sucedido es para que nos convirtamos, nosotros los pastores primeros que todos, muchos de los cuales estamos delante de la falta de santidad que vivimos con una superficialidad impresionante.
Lo que pasa es el fruto de nuestra falta de amor a Cristo, de nuestra falta de santidad, de nuestra falta de obediencia filial al Santo Padre. Y dolorosamente quien más sufre de esta postura es el pueblo que nos ha sido entregado por Cristo mismo y gracias a la fe del cual Cristo sigue apiadándose de nosotros los pastores.
“Señor no mires a los pecados de nosotros Tus pastores sino a la fe de Tu pueblo”
P. Aldo Trento

2 Comments

  • Roy-en dice:

    ¿Te parece que Arnulfo Romero, Helder Cámara, Enrique Angelelli, Jaime De Nevares, por mencionar algunos, han querido sustituír a Cristo?. Creo que estás muy equivocada o se te cayeron encima las sotanas de Bonamín, Pérez, o Tórtolo, en los que sí hay pruebas de una contundente sustitución de los deberes del sacerdocio pleno y de una sustitución de Cristo. Carmela, deberías fundamentar tus palabras al hablar del marxismo, como si se tratara del demonio, que seguramente es neoliberalista mas que marxista. Creo que falta fundamentar lo que has escrito, hablar de sustitución de Cristo es muy grosso. ¿Yo podría decir que Stafolani cuando dijo que las intenciones de Menem eran buenas y mas de medio país boqueaba de hambre fué una sustitución? Me parece que no, sino mas bién una lamentable expresión de un obispo. La iglesia es tan pecadora como todos, y no hay por qué idealizar lo que no debe ser idealizado. Pecadora como la definió aquél Papa Juan. En cuanto al celibato, no fue regalo de Cristo, el no instituyó el celibato, dejemos las cosas claras y fundamentemos mejor.

  • cefe dice:

    Roy coincido con vos, deberian fundamentar un poco más. Por otro, hay que recordar que la iglesia catolica es una institución humana y portanto en ella han existido gente buena y gente que ha utilizado el nombre de cristo para hacer radicalmente lo contrario a lo que el expresaba con su palabra y ejemplo. El marxismo es una filosofia compleja y no creo que alla pretendido sustituir a cristo, muchos menos la teologia de la liberación. Es interesante la discución. Con respecto a Evo Morales y Correa deben ser comprendidos en su contexto, no son Kichner, Tanto Bolivia como ecuador han sido historicamente un pueblo de mayoria indigena con practicas culturales distintas a la cultura Europea impuesta. actualmente poseen Constituciones muy interesantes que reconocen la diversidad cultural. Por otro lado es de público conocimiento el catolicismo practicante de Correa. deberiamos conocer un poco más al otro y reconocer sus diferencias. Realmente desconosco que en realidad con Grassi y Lugo por eso no opino con respecto a ese tema. Lo que si puedo decir es que las personas se equivocan sean de la religión, filosofia, ideas políticas que sean, porque son justamente personas. De todos modos estoy convencido de que deberiamos rescatar a esa persona que revolucionó el mundo hace 2000 años atraz. Agradezco a Fm Estrella este espacio para opinar y contribuir al debate.

Deje un comentario