El pasado sábado 27, se llevo a cabo en la ciudad de Río Cuarto, el Segundo Congreso de Comunicadores Católicos, organizado por la Diócesis Villa Concepción del Rio Cuarto, con la participación de casi un total de 120 participantes entre los que se contaban 10 laicos de nuestra ciudad.

Dicho encuentro tuvo lugar, desde las 9 de la mañana,  en el Colegio Nuestra Señora del Carmen, con la participación especial del Obispo de la Diócesis, Monseñor Adolfo Uriona.

Luego del recibimiento de los asistentes, el Congreso tuvo su primer momento a partir de la exposición de panelistas, quienes plantearon temáticas relacionadas con la Evangelización a través de las Redes Sociales.

Abrió dicho panel, el Obispo Aldolfo Uriona, quien luego de dar la bienvenida,  expreso que dicho encuentro se realizaba en el contexto de la elaboración del Plan Diocesano Pastoral.

Su disertación se basó en tres puntos, que fueron motivados a partir  de la Carta que escribió  el Papa Francisco con motivo de conmemorarse este domingo 28, el Día Mundial de las Comunicaciones Sociales.

El primero de estos refiere a la necesidad de buscar una Comunicación Constructiva que permita fomentar una  Cultura del Encuentro que ayude a mirar la realidad con autentica confianza.

En segundo lugar afirmo que es necesario que hoy en día, se busque la difusión de las buenas noticias, dejando de lado el pesimismo y la desconfianza, ante lo que expreso “La buena noticia es: El Carisma, Jesús murió y resucito por mí, por lo tanto yo estoy radicalmente salvado, no es ni la muerte ni el mal, lo último, lo definitivo, es la vida, la resurrección, la salvación ya concebida”.

Por último la Confianza como forma de Comunicación.  Ante esto Monseñor Uriona, recordó las palabras del papa Francisco cuando afirma que, la confianza es saber  que el Reino de Dios está entre nosotros como una semilla, que va creciendo, quienes tienen los ojos límpidos por la gracia de Dios, la Gracia del Espíritu, y ve brotar esta semilla, con una mirada de confianza  que nos hace capaces de trabajar en las múltiples formas que lleva a cabo la comunicación con la convicción de que es posible descubrir e iluminar la buena noticia presente en la realidad de cada historia y de cada persona.

A su turno, Mabel Sanchez Periodista de Lv 16 expreso que hoy en dia en la era tecnológica, nunca estuvimos tan comunicados, pero una comunicación donde la agresividad nos atrapa, y exhorto a los comunicadores católicos que se debe  transmitir la buena nueva, “esto de que Jesús murió en la cruz y resucito  a la vida, nosotros debemos ser  comunicadores  de la buena  noticia”, dijo.

Por último expreso que las redes sociales deben servir  para ser el punto de encuentro, para transmitir la buena nueva de Dios, es decir se deben usar pero al mismo no debe hacer  perder “la caricia, el abrazo, el cara a cara, el oído, el escuchar la voz del otro, ese punto de encuentro que tiene la presencia física…así vamos a ser guardianes de la palabra de Dios en el mundo que hoy nos toca vivir”.

Por su parte Alberto Roselli, periodista de Cadena 3, le explico a los presentes que significa la Comunicación, ante lo que dijo “que es saber adaptarse a la situación y a la realidad de cada persona en contextos diversos”.

Baso su disertación en  la necesidad de tener una mirada crítica ante la información que hoy en día se difunde a través de los Medios de Comunicación, puesto que hay demasiados intereses económicos y de poder,  que muchas veces hacen que la información que llega a la gente, no sea la verdad, no sea la realidad.

Por último expreso que para ser buenos comunicadores primero se debe ser buena persona, se debe ser buen cristiano.

Luego de las disertaciones, los asistentes se dividieron en dos talleres, uno para Laicos donde se los capacito sobre como Evangelizar a través de las Redes Sociales, a cargo de tres capacitadores, y un taller para sacerdotes y seminaristas donde se capacito sobre cómo lograr encontrar las herramientas para un abordaje correcto de los medios de comunicación.

Culmino el encuentro con un almuerzo y un festejo por el cumpleaños del Obispo Adolfo Uriona, quien justamente ese día se recordaba.

 

Deje un comentario