Un comisario retirado, que investiga la muerte de su padre ocurrida en 1976, lo acusó de haberle dicho: “Seguí con esa actitud y vas a tener el mismo fin que tu papá”. De la Sota conocería la presentación.

El je­fe de la Po­li­cía de la pro­vin­cia de Cór­do­ba, Ro­ber­to Frías, fue de­nun­cia­do por ame­na­zar de muer­te a un co­mi­sa­rio re­ti­ra­do que inves­ti­ga el ase­si­na­to de su pa­dre, ocu­rri­do en 1976, y que se en­cuen­tra en el pro­gra­ma de Pro­tec­ción a Tes­ti­gos de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad.

FRÍAS. Durante se asunción en diciembre pasado

«Se­guí con es­ta ac­ti­tud y vas a te­ner el mis­mo fin que tu pa­pá», ame­na­zó Frías se­gún la de­nun­cia rea­li­za­da por el co­mi­sa­rio re­ti­ra­do Julio Gi­mé­nez, quien ade­más ase­gu­ró en el dia­rio Tiem­po Ar­gen­ti­no: «El go­ber­na­dor (Juan Ma­nuel de la So­ta) es­tá al tan­to de to­do y es res­pon­sa­ble de mi se­gu­ri­dad».Gi­mé­nez, quien se en­cuen­tra den­tro del Pro­gra­ma de Pro­tec­ción a tes­ti­gos de de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad por sus de­nun­cias con­tra el ac­cio­nar de la Di­rec­ción de In­te­li­gen­cia Pro­vin­cial, re­la­tó: «Una ho­ra des­pués de la de­sig­na­ción de Frías (el 28 de di­ciem­bre de 2012), iba en mi au­to con mi es­po­sa y mi hi­jo de 9 años, cuan­do dos mo­tos po­li­cia­les co­men­za­ron a se­guir­nos y uno de los mo­to­ci­clis­tas inter­cep­tó el au­to y me obli­gó a de­te­ner­me”.»Ba­jé pa­ra pre­gun­tar qué su­ce­día -si­guió su re­la­to-, pe­ro la mo­to arran­có sú­bi­ta­men­te en con­tra­ma­no y se per­dió en el ba­rrio. Esa fue la go­ta que re­ba­só el va­so, no pue­den me­ter­se con mi fa­mi­lia». Y con­clu­yó: “Co­mo no lo­gré co­mu­ni­car­me con el pro­gra­ma de pro­tección de tes­ti­gos, el 2 de ene­ro fui a la Jus­ti­cia fe­de­ral».
La pri­me­ra de­nun­cia de Gi­mé­nez, se­gún con­tó, da­ta de 2009: “Ese año, Frías era di­rec­tor ge­ne­ral de la De­par­ta­men­tal Sur, me man­dó a ci­tar y me di­jo que me iba a tras­la­dar a Cór­do­ba. Yo le di­je que me per­ju­di­ca­ba, pe­ro él in­sis­tió e in­clu­si­ve ame­na­zó con pa­sar­me a re­ti­ro por in­ves­ti­gar al D2, que es la res­pon­sa­ble del ase­si­na­to de mi pa­dre (el gre­mia­lis­ta Al­ber­to ‘El Oso’ Gi­mé­nez) en 1976″.

«Fue ahí que me di­jo: ‘Se­guí con es­ta ac­ti­tud y vas a te­ner el mis­mo fin que tu pa­pá’», com­ple­tó.

Gi­mé­nez ra­di­có la de­nun­cia so­bre las ame­na­zas de muer­te de Ra­món Frías en 2009 en la Fis­ca­lía Fe­de­ral Nº 2, a car­go de Gus­ta­vo Vi­dal Las­ca­no. «El fis­cal no hi­zo na­da en dos años pa­ra in­ves­ti­gar, por eso lo de­nun­cia­mos con mi abo­ga­do, Hu­go Va­ca Nar­va­ja, an­te el en­ton­ces pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, Es­te­ban Rig­hi».

«Lue­go de eso Vi­dal Las­ca­no se apar­tó y Rig­hi or­de­nó que la cau­sa pa­sa­ra a car­go de la fis­cal Nº 3, Gra­cie­la Ló­pez de Fi­lo­ñuk, que se de­di­ca es­pe­cí­fi­ca­men­te a las cau­sas de le­sa hu­ma­ni­dad», di­jo.

Se­gún el de­nun­cian­te, la cau­sa “ya se ele­vó a jui­cio y es­tá pró­xi­ma a su­mar­se al pro­ce­so co­no­ci­da co­mo Me­nén­dez III.”

En de­cla­ra­cio­nes a Tiem­po Ar­gen­ti­no, el de­nun­cian­te acla­ró que “el go­ber­na­dor De la So­ta es­tá al tan­to de es­ta si­tua­ción”.

«En oc­tu­bre le pe­dí una au­dien­cia a él y al mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad -con­tó-, pe­ro Frías fue nom­bra­do je­fe de Po­li­cía, a pe­sar de es­tar de­nun­cia­do y ser in­ves­ti­ga­do por la Jus­ti­cia fe­de­ral por ame­na­zar al hi­jo de una víc­ti­ma del te­rro­ris­mo de Es­ta­do”.

Por úl­ti­mo, el co­mi­sa­rio su­bra­yó: “Es­to ex­pre­sa la im­pu­ni­dad y pro­tec­ción po­lí­ti­ca que tie­ne Frías. Si es­to me lo ha­cen a mí, que soy po­li­cía, ¿qué le que­da al ciu­da­da­no co­mún?”.

Deje un comentario