En enero de 2007 el río Cuarto desbordó y cubrió de lodo y agua toda nuestra ciudad. Las casas prometidas a los afectados no están terminadas y faltan obras de defensas en el cauce. Sólo se hicieron taludes y canales.

Pasaron ya 4 años en que una crecida del río Cuarto inundó nuestra ciudad y, a pesar de las promesas de ejecución de obras, muchas de las proyectadas aún no se concretaron.
La construcción de las casas para las familias que perdieron sus hogares en aquel siniestro está inconclusa y las unidades aún no fueron entregadas. Tampoco se hicieron las obras definitivas de defensas en curvas del río para evitar que continúe erosionando las costas, y falta afectar las calles por donde los excesos hídricos escurren toda vez que hay acumulación.
Las autoridades municipales sostienen que el ritmo de obra responde a los recursos disponibles y que falta, aún, el envío de varias partidas prometidas por el gobierno nacional.
El temor de los habitantes es que de ocurrir una lluvia copiosa aguas arriba, vuelva a repetirse el problema por cuanto sostienen que los taludes de tierra levantados a la vera del cauce serían insuficientes para parar el paso del agua.
Cabe recordar que con fondos municipales y otros aportados por la provincia se hicieron estas obras de defensa, así también se limpiaron y profundizaron sectores donde el cauce del río Cuarto se encontraba embancado -debajo de puentes-, pero todo ello son tareas de mantenimiento a las que se deben sumar otras de infraestructura para evitar que otro desastre natural ocurra.
De las obras proyectadas, la que sí se concretó y que ayuda a aliviar la presión de los excesos hídricos es la apertura de canales que conducen el agua hacia la laguna La Brava. Lo que queda pendiente en esto es colocar cemento en algunas calles donde existen dichos canales para apurar el escurrimiento de los excesos hídricos.
En cuanto al plan de viviendas cuyos destinatarios son familias que perdieron sus casas por el agua, las obras se comenzaron con recursos municipales, pero aún no están concluidas y los vecinos siguen alquilando o viviendo con familiares.
Por un tiempo el Municipio se hizo cargo de abonar dichos alquileres atendiendo a la urgencia de los casos, pero hoy las familias reclaman que se les entreguen las casas y así poder
Consultadas las autoridades municipales cuándo se retomarán los distintos proyectos en marcha indicaron que están a la espera de las respuestas de organismos nacionales que deben otorgar los fondos para financiar las obras.
Socavamiento
Días pasados vecinos que habitualmente recorren la ruta 8 advirtieron al diario PUNTAL sobre el riesgo que implica la cercanía del río Cuarto al trazado pavimentado, producto del socavamiento que hace el agua al golpear sobre sus barrancas. Este problema se reitera y observa en el cauce del río cuando pasa por La Carlota, donde existen varias curvas y contracurvas que cada vez restan más espacio a la costa y por ende ganan terrenos sobre sectores poblados.
El reclamo en este aspecto es que se  incorporen encadenados de piedras y tejidos en dichas curvas de manera tal de reducir el impacto del agua sobre las costas y evitar que avance y desborde.
Personal de Hidráulica de la provincia ejecutó tiempo atrás un relevamiento de zona y detectó los puntos donde se debían reforzar las defensas. No obstante, sólo se realizaron tareas de emergencia como taludes de tierra o limpieza de cauce, quedando pendiente un trabajo profundo sobre todo el recorrido del río por La Carlota.

A cuatro eneros

A comienzos de este año sólo una obra de emergencia que disminuye en algo el alto riesgo de volver a inundarnos ha sido la respuesta oficial. A esto se le acompañó algunos subsidios “oficiales” a algunas familias afectadas y la construcción de viviendas para afectados que todavía no se puede terminar por falta de recursos que se deberían enviar desde el Estado Provincial.

Se espera que los carlotenses podamos lograr la tranquilidad que buscamos: se dice que falta muy poco para que las máquinas comiencen a trabajar en esta obra, pero, mientras tanto, los ciudadanos rezan para que las lluvias no sean fuertes, de los contario podría ocurrir lo mismo, pese a la obra d emergencia realizada en el cauce.

Deje un comentario