Por los sentidos, por el sueño de hablar y escuchar…

By 2 agosto, 2010Actualidad

Tiene 14 años, y un implante coclear le permitirá volver a oír

 Lisandro Filiberti nació con un problema auditivo y sólo podrá superarlo con esta operación. La prótesis tiene un costo de U$S 25 mil, que fueron gestionados por el municipio de Alejandro en la Nación. Ahora organizan una convocatoria solidaria para obtener recursos para la intervención y la posterior rehabilitación.

“Mi sue­ño es po­der es­cu­char que mi hi­jo me di­ce ma­má; que pue­da es­cu­char mi voz, que pue­da ha­blar y ha­cer­se un ca­mi­no en la vi­da”. La fra­se, car­ga­da de emo­ción, per­te­ne­ce a San­dra Fu­nes (38), una ma­dre de cin­co hi­jos que ha cen­tra­do aho­ra su ex­pec­ta­ti­va en que su hi­jo Li­san­dro Adrián Fi­li­ber­ti (14) reciba el im­plan­te co­clear y pue­da  es­cu­char y apren­da a ha­blar.

Las ges­tio­nes es­tán en mar­cha y el mu­ni­ci­pio de la lo­ca­li­dad vie­ne rea­li­zan­do ges­tio­nes pa­ra ob­te­ner los re­cur­sos y ad­qui­rir la pró­te­sis, cu­yo cos­to ac­tual es de 25 mil dó­la­res.

An­te se­me­jan­te mon­to co­men­za­ron a gol­pear puer­tas en el go­bier­no, par­tien­do por la Pro­vin­cia, la cual se­ña­ló que no po­dí­a afron­tar el gas­to, lle­gán­do­se enton­ces has­ta el Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial de la Na­ción. Allí, lue­go de va­rios trá­mi­tes se ob­tu­vo la apro­ba­ción y se au­to­ri­zó la com­pra del mis­mo. No obs­tan­te, tam­bién el go­bier­no cor­do­bés de­be­rá apor­tar otros 40 mil pe­sos, según se es­ti­pu­la por ley.

“Ya te­ne­mos el con­tac­to  con la em­pre­sa que trae­ría la pró­te­sis, só­lo fal­ta con­fir­mar que dis­po­ne­mos de to­dos los re­cur­sos. Des­pués pe­dire­mos el apo­yo a to­da la co­mu­ni­dad pa­ra jun­tar el di­ne­ro y ha­cer la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca que es­pe­ra­mos po­der ha­cer­ aquí, en Ale­jan­dro, con nues­tros pro­fe­sio­na­les”, in­di­có el in­ten­den­te.

Una vez su­pe­ra­da es­ta ins­tan­cia que­da­rá tam­bién otro lar­go pro­ce­so, que es la adap­ta­ción del jo­ven, el ajus­te de la pró­te­sis y la ree­du­ca­ción, te­nien­do en cuen­ta que de­be­rá vol­ver a apren­der a ha­blar.

La ma­má de Li­san­do es­tá muy en­tu­sias­ma­da y no de­ja de agra­de­cer el apo­yo que le es­tán brin­dan­do.

 No­ti­cia y pe­re­gri­na­je

 La fa­mi­lia de Li­san­do vi­ve ha­cia las afue­ras del pue­blo, en una ca­sa pre­ca­ria, su­ma­men­te hu­mil­de. En me­dio del frío es­pe­ra­ba po­der jun­tar el di­ne­ro pa­ra co­lo­car­le los vi­drios a las aber­tu­ras. Por en­ton­ces le po­nía te­las o tro­zos de fra­za­das. Con una be­bé en bra­zos, en el pe­que­ño co­me­dor  de su ca­sa, cuen­ta la his­to­ria de su hi­jo, quien no ocul­ta su emo­ción an­te la pro­xi­mi­dad de que se rea­li­ce el im­plan­te que le de­vuel­va la au­di­ción.

“El na­ció así­. Na­ció sor­do, y con otros pro­ble­mas, un so­plo al co­ra­zón, una her­nia. Tie­ne ca­tor­ce años, pe­ro me di cuen­ta de que él te­nía un pro­ble­ma re­cién  a los dos años, por­que no em­pe­za­ba a ha­blar, se de­mo­ra­ba”.

“Y bue­no, lo lle­vé al doc­tor Her­nan­do­re­na y le pre­gun­té qué po­dría ser lo que le pa­sa­ba. Y él me di­jo que po­dí­a ser que no es­tu­vie­ra es­cu­chan­do bien. Y ahí fue cuan­do lo lle­vé a Río Cuar­to, al doc­tor Ti­tón”, co­men­ta su ma­dre.

En Río Cuar­to se co­men­za­ron los es­tu­dios que ra­ti­fi­ca­ron el diag­nós­ti­co; Li­san­dro no oía na­da.  Lue­go le die­ron au­dí­fo­nos y em­pe­zó a ir a la es­cue­la en Río Cuar­to. Fue a la Me­nén­dez Pi­dal. Te­nía cin­co años. “Íbamos y vol­vía­mos to­dos los días. “Lue­go se nos com­pli­có pa­ra se­guir via­jan­do,  por lo que op­ta­mos por ir a La Car­lo­ta”.

Des­de ha­ce un tiem­po, Li­san­dro, con­cu­rre a una es­cue­la co­mún de su pue­blo y un dí­a a la se­ma­na tam­bién va a la fo­noau­dió­lo­ga. “A las maes­tras les cues­ta co­mu­ni­car­se con él. Hay una so­la que al­go le en­tien­de. Es co­mo que más que to­do va pa­ra no an­dar tan­to tiem­po en la ca­lle y no pier­da con­tac­to con los chi­cos, con el es­tu­dio”.

 El desafío diario de aprender a escribir

 El adolescente desde hace un tiempo está inserto en una escuela común de su localidad.

Un dí­a de Li­san­dro es co­mo el de mu­chos otros ni­ños. Es­tá en su ca­sa, mi­ra la te­le­vi­sión, es­tá con sus her­ma­nos y sa­le a ju­gar al fút­bol. Su ma­dre ex­pli­ca que no ha­bla, pe­ro que apren­dió en es­tos años a de­cir al­gu­nas pa­la­bras: agua, pan, cuen­ta al­gu­nos nú­me­ros. “Es­tá apren­dien­do. No es­cri­be, co­pia to­do, pe­ro no en­tien­de lo que co­pia”.

“Él me di­ce que no quie­re ir más a la es­cue­la por­que es­cri­be y es­cri­be y no sa­be qué es­cri­be. Bue­no, la fo­noau­dió­lo­ga le es­tá en­se­ñan­do un mon­tón. Sa­be de­cir ‘ho­la’, va apren­dien­do al­go”.

Una vez im­plan­ta­do, y con el apo­yo de una psi­co­pe­da­go­ga, de­be­rá ini­ciar el pro­ce­so del rea­pren­di­za­je del len­gua­je.

La for­ta­le­za de San­dra ha­ce que ca­da dí­a su hi­jo avan­ce, al me­nos, un po­co más. “Ma­ne­ja el len­gua­je de se­ñas, pe­ro yo le ha­blo y me en­tien­de. Por ahí es­ta­mos bus­can­do al­go y se da cuen­ta o pa­re­ce que es­cu­cha­ra, ya que nos al­can­za lo que bus­ca­mos. Lo que no de­sa­rro­lló de oí­do, lo tie­ne en otros sen­ti­dos”.
Pa­ra San­dra Fu­nes, po­der es­cu­char ha­blar a su hi­jo “es el sue­ño más gran­de que ten­go”. “Yo siem­pre so­ñé que él pu­die­ra ser co­mo cual­quier otro chi­co y pudiera de­cir­me ma­má. Eso so­ñé siem­pre. Por eso aho­ra sue­ño con que él va a po­der vol­ver a es­cu­char y co­mu­ni­car­se me­jor con to­dos. Y te­ner una vi­da que se le va a cam­biar com­ple­ta­men­te. Pien­so que pa­ra cual­quier ma­dre lo más im­por­tan­te es que un hi­jo es­té bien. Más aho­ra que él es­tá en­tran­do en una edad en que quie­re em­pe­zar a sa­lir, co­no­cer nue­vas amis­ta­des, co­no­cer chi­cas”.
To­do lo rea­li­za­do has­ta aho­ra pa­ra que Li­san­dro pue­da vol­ver a es­cu­char es una pri­me­ra eta­pa. Lue­go ven­drá la ope­ra­ción pa­ra co­lo­car­le el im­plan­te y de allí en más una ta­rea téc­ni­ca de adap­tar los apa­ra­tos, adap­tar­le el so­ni­do, calibrar­lo pe­rió­di­ca­men­te y, lue­go, una am­plia ta­rea de ree­du­ca­ción con personal es­pe­cia­li­za­do pa­ra que po­der es­cu­char y ha­blar de­je de ser un sue­ño y se con­vier­ta en una rea­li­dad.

(Información Diario PUNTAL, Río Cuarto, Córdoba, Argentina)

Deje un comentario