logo_fmLa Ciudad de La Carlota es cabecera del Departamento Juárez Célman, al sur de la provincia de Córdoba, limita al norte con los departamentos Tercero Arriba y San Martín, al oeste con el Río Cuarto, al este con el Unión y al sur con el Presidente Roque Sáenz Peña. El Departamento se divide en 4 pedanías: Carnerillo, La Carlota, Chucul y Reducción, que suman una población mayoritariamente urbana. Las coordenadas geográficas de la ciudad son 63º 27´ longitud oeste y 33º 29´ latitud sur, y de acuerdo con la disposición latitudinal presenta las características climáticas templadas modificadas por su ubicación en el interior de un continente.

La zona urbana se encuentra a la derecha del río Cuarto o Chocancharava y en la actualidad se ha fortalecido esta orilla, para evitar la inundación de las casas cercanas, en las ocasionales grandes crecidas.

También esta localidad se encuentra en una encrucijada de caminos, en la ultima década del siglo XIX llegan las vías del ferrocarril, enmarcando el pueblo por el este con la línea General San Martín que unía Villa Maria con Rufino, y por el sur con la estación Central Argentino, correspondiente al ramal General Bartolomé Mitre que une Venado Tuerto con Río Cuarto. Por otro lado la ruta provincial Nº4 cruza a la nacional Nº8 a dos kilómetros al norte de donde se asienta la población.

La Carlota se destaca entre las ciudades de la llanura argentina, debido a sus antecedentes históricos, principalmente. Antiguamente, a estas tierras se les llamaba “Punta del Sauce”, siendo parte de la Gran Merced de los descendientes de Jerónimo Luis de Cabrera, fundador de Córdoba. Ellos fraccionaron y vendieron varias estancias desde fines del siglo XVII.

Años antes del 1700 los jesuitas dejan testimonios en sus escritos de la existencia de tierras recién pobladas en ese paraje. Luego se asienta allí un comandante de frontera, Francisco de Oyola, con su familia quienes con autorización del Obispo construyen una capilla en honor a Nuestra Señora de las Mercedes.>Dependiendo de la Gobernación de Tucumán se ordena construir un fuerte, siendo este el primero de la denominada Frontera Sur. Ya bajo el Gobierno del Marqués Rafael de Sobre Monte el fuerte toma mayor importancia pues dependen de él otros de menor tamaño y poder militar, tomando el rango de Comandancia. El propio Sobre Monte manda a realizar un fuerte, el tercero en levantarse, con mayores dimensiones y capacidad, siendo uno de los más importantes del interior. Tiene el mérito de ser el primer Fuerte de material sólido construido en toda la jurisdicción para defenderlas del ataque de los pueblos nómades de las pampas del sur.

La réplica que se levantó en el actual Parque Costanero mantiene las dimensiones de sus murallas, baluartes y salas. Allí funciona un museo y todo esto es orgullo de los carlotanos. El 12 de Abril de 1792 el Rey Carlos IV de España firma y sella, en Aranjuez, la Real Cédula que elevó el Pueblo de Punta del Sauce a la categoría de Villa Real de La Carlota, nombrada así en honor al nombre del monarca. La tramitación correspondiente que derivó en la Real Cédula había sido iniciada por Rafael de Sobre Monte, Gobernador – Intendente de Córdoba del Tucumán.

Desde 1798 la villa contó con Cabildo. En su primera sesión formal designó a José Benito Lago como primer Alcalde Ordinario.En muchos otros acontecimientos históricos La Carlota fue testigo privilegiado: un grupo de ingleses fueron enviados al fuerte tras ser tomados prisioneros en 1806; San Martín la visitó en varias oportunidades en sus travesías entre Buenos Aires y Cuyo.

Allí habría tomado la decisión el Libertador de continuar al Perú en 1819, desobedeciendo la orden de abandonar la tarea libertaria y ponerse al servicio del gobierno central contra los caudillos del interior. También desde ese fuerte se tomaron decisiones en la llamada Campaña al Desierto, siendo uno de los puntos a cargo del Coronel Lucio V. Mansilla.La actual iglesia matriz fue construida en 1907, está consagrada a Nuestra Señora de las Mercedes guardando la imagen de antiguo origen portugués que fuera entronizada en la Capilla 1737. Como todas estas imágenes, luce los atributos de Generala del Ejército Argentino, conforme a la tradición ordenada por Belgrano. También se encuentra un Cristo de importante valor artístico, de marfil y plata, imaginería peruana que perteneció a la colección Barreto. El cielorraso del templo, de trabajada marquetería, es obra del notable carpintero Don José Gil, nacido en España y radicado hasta su muerte en La Carlota. Los nuevos asentamientos y el tránsito por el camino de la pampa para unir Buenos Aires y Cuyo dieron origen a la Frontera del Sur, una línea de fortificación levantada a los fines de evitar el asedio de los indios. Así, en 1752 se construyó el Fuerte de Punta del Sauce y otros fuertes y fortines en toda la línea, años más tarde. Rodeando el nuevo baluarte creció un caserío transformado, posteriormente,en Villa Real de La Carlota por el Rey Carlos IV de España, en 1797. Comandancia General de la Frontera y paraje principal del sur provincial, la Villa contribuyó en la consolidación de Córdoba, en las luchas por la Independencia y en la Organización Nacional. En 1737, el Sargento Mayor Francisco de Oyola había establecido en Punta del Sauce la primera capilla de la región, consagrada a Nuestra Señora de la Merced. .Creció entre la antagonía de la civilización propuesta por los españoles y la rudeza de los aborígenes de la zona.

Entre 1798 y 1824 funcionó el Cabildo de la Villa de La Carlota, uno de los tres únicos cabildos que tuvo Córdoba en la época colonial.

En 1819 llegó a La Carlota el general José de San Martín, tomando aquí la importante decisión de no verse implicado en luchas interiores y continuar su plan de liberación del Perú.

La llanura templada esta ocupada por la pradera que se caracteriza por tener vegetación herbácea con predominio de gramíneas, ausencia de árboles y descanso invernal en razón del frío, los pastos de la zona son flechilla, pasto miel, pasto horqueta o poa, estos desarrollan sus estructuras subterráneas las cuales son aprovechadas por peludos, mulita y zorrinos. Entre los corredores de la llanura se destaca el venado y el ñandu, que sobrevive en algunos pocos lugares, la liebre europea se adapto rapidamente al habitat, las cuevas son el refugio de de vizcachas, zorros, comadrejas, tuco tuco y varios insectos, otros utilizan su plumaje para hacerse invisibles como la martineta colorada y la perdiz, mientras que el tero produce voces de alarma. Los predadores son el puma, yaguarete, el hurón y el gato montes, carroñeros como el chimango y el carancho limpian la pampa de animales muertos, también encontramos tijeretas, chingolos, corbatitas, carpintero, charrilla, horneros, calandrias y el verdón. Algunas sobreviven precariamente por el accionar del hombre quien transforma la tierra para el cultivo y pastoreo. A orillas de los ríos se encuentran formaciones de bosques naturales con especies como el sauce criollo o colorado, tala, molle, chañar, algarrobo blanco, poleo, chilca, espinillo, cortaderas y espartillos. Al noroeste de nuestra ciudad se encuentra la reserva natural «Laguna La Felipa» que intenta conservar especies del espinal pampeano como cisnes, gansos, patos, perdices, calden, algarrobo, como así también vegetación acuática, totoras, juncos y espadaña.

En las cercanías de la ciudad, se encuentran varias lagunas con buena pesca del pejerrey. Entre las lagunas principales se distinguen La Brava, Santana, La Salada, El Nene y de menor tamaño La Cordobesa

Deje un comentario