Ayer por la mañana ocurrió un hecho triste en el lugar dispuesto para el refugio y estadía temporal de los perros a cargo del grupo “Unidos por los Perros”. El martes por la mañana, a las 7 a.m., una de las chicas pertenecientes al grupo, se disponía a alimentar los perros y se encontró con el desagradable hecho de encontrar cinco cachorros envenenados, suponiendo que fueron vecinos del lugar de donde aconteció esto.

La circunstancia fue en el refugio ubicado en la calle Nicanor López al 400. La integrante del grupo informó que la noche anterior los perros se encontraban en muy buen estado, por lo que, presuponen que el envenenamiento ha sucedido entre las 6 y 6 y 30 de la mañana. En estos momentos se está efectuando la autopsia correspondiente para que estos hechos sean verificados.

El grupo realizó la denuncia pertinente ante autoridades policiales, dado que se trata de un triple delito: invasión a la propiedad privada, manipulación de sustancias toxicas que representan peligro para la población y asesinato.

En diálogo con Wilma Laroche, representante del grupo, señaló a FM Estrella: “A las 7 de la mañana del día martes, una de las encargadas va a alimentar a los animales que tenemos en los refugios temporales (se usan dos o tres meses y, luego, los perros se tratan de dar en adopción, los enfermos se vuelven con sus dueños o se les busca un lugar). Esta señora- Susana-  cuando va al lugar se encuentra con cinco cadáveres. Algunos de ellos ya estaban para ser llevados a nuevos hogares, no iban a permanecer más de dos días ahí. Dimos aviso a las autoridades policiales. Acá hay un triple delito: el primero es violación a la propiedad privada porque esta gente entró al patio de una casa, para eso cruzó dos puertas. Allí, manipuló sustancias tóxicas que están reguladas por las leyes, son peligrosas, sin embargo, las depositó en los alimentos. Y el otro delito es matar a un animal.

Hay una casa vacía, luego la casa que usamos de refugio, un galpón y, después, otra casa vacía y, recién, una casa de familia. Esto no puede molestar”.

Con respecto a lo acontecido, añadió: “No se pueden estar manipulando estas sustancias, alguien debería tener control sobre esto”.

Desde el grupo, ahora reclaman por justicia, para saber quién o quiénes fueron los autores de este desagradable hecho y cuál fue su móvil para ejecutar tal acción. Debería reconocerse la labor de este grupo de jóvenes y valorarlo como tal.

“No queremos un caso más como éste. Quiero expresar a la gente de La Carlota que piense en las consecuencias antes de cometer un hecho de esta naturaleza. No sólo se mata a un animal, sino que puede perjudicar a un humano también. Estas sustancias sólo deben manejarse por gente experta, profesionales que jamás cometerían un hecho tan bajo. ¿Qué pasa con nuestra sociedad?”, finalizó Wilma Laroche.

Deje un comentario