Se presentó en Bs As el Dr Antonio Alarcón Vera, especialista en Tecnología para Cultivos de Alto Rendimiento en España, quien explicó cómo se produce mediante el sistema de soluciones nutritivas en tomate y pimiento. Esta técnica permite aumentar parámetros de calidad y rendimiento a través del manejo eficiente de los nutrientes aplicados por fertirriego, manejando los insumos en cantidad y equilibrio para poder ser competitivos. Esta capacitación fue auspiciada por el Grupo GHIA (la organización que integran Ipesa, Yara y Syngenta).

 

 

Una solución nutritiva es la mezcla del agua de riego con los fertilizantes en un debido equilibrio para aportar los nutrientes que la planta necesita en función de cada etapa productiva. El crecimiento tecnológico que experimentaron las zonas de Murcia y de Almería se debe, en parte, a este tipo de sistemas donde se tecnifica el riego lo cual posibilita controlar la cantidad y calidad de agua y la micro dosis diaria de fertilizante que necesita el cultivo

 

Según explicó en Bs As, el Dr Antonio Alarcón Vera (España), especialista en Tecnología para Cultivos de Alto Rendimiento, quien fue invitado por Yara Argentina, en la medida que la horticultura se intensifica y se profesionaliza es inevitable trabajar con este tipo de sistema.  “A partir de adoptar las soluciones nutritivas todas las aplicaciones se hacen mediante el riego. Puede existir alguna aplicación foliar complementaria pero el 90% para por aplicar junto al riego. Mediante estos sistemas se puede hacer una fertilización día a día con una precisión exacta. Es que las plantas, como las personas, necesitan comer todos los días. Un productor que no profesionaliza el riego y el aporte de nutrientes, pierde eficiencia y competitividad. En este mundo globalizado donde hay que ser competitivo en todos los niveles, donde hay empresas que buscan material de exportación y se fijan hasta en los últimos detalles de la producción, cuentan mucho las diferencias que se logran a nivel económico y productivo” sostuvo.

 

Cuando se da este paso cambia el concepto del productor. La cuestión es producir más y de mayor calidad para que el costo de la hectárea de tomate y de pimiento producido sea menor. Según Alarcón Vera es un error pensar que se puede ser competitivo bajando costos. Quien da un paso adelante ya no retrocede y hoy en España, y en los países líderes en producción hortícola intensiva, no existe otra manera de entender el negocio que no sea incorporando los sistemas de soluciones nutritivas. “Tampoco es cuestión de comprar equipo sin estar preparados. Para amortizar rápidamente la inversión inicial hace falta conocer cómo manejar el agua con los fertilizantes. Además para fertilizar día a día hay que tener los nutrientes y no esperar a comprarlos. Una descompensación en la decisión de compra de insumos lleva al no aprovechamiento del sistema”, afirmó.

 

La planta de tomates tiene 17 elementos esenciales que debe tomar todos los días. El concepto soluciones nutritivas engloba a todos los nutrientes que la planta requiere, lo que puede variar son las dosis que cada cultivo demanda conforme va creciendo. Además la utilización de soluciones nutritivas  través del fertirriego  aumenta la eficiencia del uso  de los fertilizantes  y el agua.

 

Nutrientes claves:

 

Hay dos nutrientes que son claves para el tomate, el calcio y el potasio. El calcio aporta firmeza, mejora la resistencia a plagas y enfermedades e impacta sobre la calidad. Este nutriente es vital por la vida postcosecha del fruto. El potasio influye sobre el sabor, el aroma y la calidad del tomate. “En Argentina estos nutrientes se están usando en menores proporciones de lo que se deberían usar”, afirmó el especialista.

 

Además la deficiencia de cualquiera de los micronutrientes puede afectar la calidad y el rendimiento del cultivo. Dentro de los micronutrientes, el boro es uno de los más importantes. Su deficiencia puede restringir el número de frutos cuajados, como también afectar la calidad de los frutos formados con la generación de zonas corchosas alrededor de la base del fruto. También son necesarios el cobre, hierro, manganeso, molibdeno y Zinc. Estos micronutrientes pueden aplicarse en la solución de riego, o bien en aplicación foliar. En este tipo de aplicación también existe la posibilidad de corregir algunos macronutrientes, como fósforo, nitrógeno y calcio.

 

Para soluciones nutritivas Yara tienen un portfolio completo de productos hidrosolubles de alta calidad y máxima.

 

 

Acerca de Yara

 

Yara internacional ASA es la compañía número uno en la conversión de energía, minerales naturales y nitrógeno del aire en productos esenciales para la agricultura y el sector industrial. Su liderazgo global en nutrición de cultivos está avalado por más de 100 años de trayectoria en la industria de fertilizantes y la presencia en más de 120 países alrededor del mundo.

 

La historia de la compañía data de 1905 cuando es fundada en Noruega bajo el nombre de Norsk Hydro con la primera síntesis de fertilizantes nitrogenados.  El 25 de marzo de 2004, hasta aquel momento denominada Hydro Agri, pasa a ser una compañía independiente y comienza a llamarse Yara. Un nombre que significa buenas cosechas, un buen año.

 

La clave de su liderazgo es el conocimiento en nutrición de cultivos aplicado al desarrollo de tecnologías en fertilizantes, herramientas de precisión y planes nutricionales, con el objetivo de incrementar la eficiencia de uso de nutrientes para abastecer la creciente demanda de alimentos.

 

Deje un comentario