Aníbal Fernández sostuvo que las versiones sobre un posible aumento en el nivel de la moneda norteamericana son de quienes quieren generar “malestar”
El je­fe de Ga­bi­ne­te, Aní­bal Fer­nán­dez, ga­ran­ti­zó que el va­lor del dó­lar «no va a va­riar» tras las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y atri­bu­yó las ver­sio­nes so­bre un po­si­ble au­men­to brus­co en el ni­vel de la di­vi­sa nor­tea­me­ri­ca­na a quie­nes «quie­ren ge­ne­rar ma­les­tar» en me­dio de la cam­pa­ña elec­to­ral.
«Lo que su­ce­de con la co­ti­za­ción del dó­lar siem­pre es­tá di­ri­gi­do ha­cia un pun­to: con­tar con un ti­po de cam­bio com­pe­ti­ti­vo. Y no va a va­riar esa po­si­ción» del Go­bier­no, sos­tu­vo el fun­cio­na­rio.
El go­bier­no sa­lió a así a in­ten­tar lle­var tran­qui­li­dad a los ope­ra­do­res, pe­ro es­pe­cial­men­te a los aho­rris­tas, que vie­nen rea­li­zan­do fuer­tes com­pras de la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se, co­mo ocu­rre siem­pre en tiem­pos elec­to­ra­les.
Des­de ha­ce se­ma­nas cir­cu­lan ver­sio­nes en el mer­ca­do de que lue­go de las elec­cio­nes del 23 de oc­tu­bre pró­xi­mo, el go­bier­no po­dría im­pul­sar un ajus­te en el va­lor de la mo­ne­da pa­ra lo­grar que la eco­no­mía ga­ne en com­pe­ti­ti­vi­dad.
De he­cho, a pe­sar de que el dó­lar ofi­cial co­ti­za a 4,24 pe­sos pa­ra la ven­ta, el pa­ra­le­lo ron­da los 4,50. Ade­más, di­ver­sos ana­lis­tas ubi­can el va­lor de la mo­ne­da nor­tea­me­ri­ca­na en los 5 pe­sos pa­ra el 2012.
Pe­ro el go­bier­no pre­ten­de fre­nar es­tas ex­pec­ta­ti­vas in­fla­cio­na­rias, que ya le cos­ta­ron unos 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en re­ser­vas en sep­tiem­bre.
En de­cla­ra­cio­nes al ca­nal Te­le­fé, Fer­nán­dez in­di­có que el Ban­co Cen­tral cuen­ta con re­ser­vas «su­fi­cien­tes pa­ra sos­te­ner» el ac­tual pre­cio del dó­lar.
Por ese mo­ti­vo, ase­gu­ró que una al­te­ra­ción sus­tan­cial del ti­po de cam­bio «no ten­dría por qué ha­ber­la», ya que «he­mos acu­mu­la­do su­fi­cien­te ni­vel de re­ser­va pa­ra sos­te­ner­lo sin in­con­ve­nien­tes».
Fer­nán­dez ad­vir­tió que «siem­pre, al­re­de­dor de las elec­cio­nes, hay una vo­ca­ción de ge­ne­rar una suer­te de ma­les­tar» en­tre los elec­to­res.
Y des­ta­có que des­de 2003, el Go­bier­no con­tro­la el ti­po de cam­bio a tra­vés de un ré­gi­men de «flo­ta­ción ad­mi­nis­tra­da».

Deje un comentario