Con varios meses de demora se iniciaron los trabajos. El viejo edificio será reemplazado por una nueva estructura de dos pisos. En tanto, desde abril los alumnos reciben clases en aulas móviles y en un salón dividido por tarimas.

Con varios meses de demora finalmente se iniciaron los trabajos de demolición del edificio del Ipem Nº 255, paso previo para el comienzo de la nueva obra proyectada por el gobierno provincial.

Desde el fin de semana, la empresa Hinsa S.A., ganadora de la licitación, comenzó primero sacando las aberturas y durante el sábado y el domingo avanzaron sobre la mampostería, dividiendo techos y paredes.

El inicio de las tareas trajo alivio a la comunidad educativa que había manifestado ya su malestar ante la demora de los trabajos. Y más aún teniendo en cuenta que a principios de año ya habían desalojado aulas y oficinas, que fueron reubicadas en las denominadas “aulas móviles” o containers, generando numerosas dificultades para el pleno funcionamiento de la escuela. Así también se improvisaron espacios en un galpón donde se colocaron tarimas dividiendo las distintas áreas.

Durante la semana se continuó con la demolición y se espera que, en el corto plazo, se dé inicio al nuevo proyecto.

El establecimiento cuenta con alrededor de 400 alumnos, que hoy reciben clases en las aulas móviles o en los galpones.

Además cuenta con un albergue ya que allí concurren chicos de una amplia región.

De acuerdo con el proyecto que dio a conocer la Provincia, las viejas instalaciones del Ipem Nº 255 van a ser reemplazadas por otro amplio edificio de dos plantas, totalmente equipado con tecnología de primera.

Presupuesto y plazo de obra

El presupuesto de obra previsto es de $14.762.501,27, y el plazo de ejecución es de 390 días.

Se indicó que la obra se hará en dos etapas. La primera contempla aulas y oficinas. Además, se prevé la adecuación de los talleres donde los chicos hacen prácticas.

En una segunda etapa, la obra contemplará la construcción del nuevo albergue. Como se recordará, tiempo atrás en este lugar los jóvenes ponían de manifiesto las serias falencias edilicias, entre las que se contaban la falta de calefacción e inconvenientes en los sanitarios.

Todo ello quedará atrás una vez que se termine de construir la obra proyectada por la Provincia y que contempla un edificio acorde a las necesidades y características educativas del establecimiento.

Deje un comentario