Río Cuarto: Una alquimia de afecto, voluntad y vocación

By 16 agosto, 2010Actualidad

Ale­jan­dra Al­fon­so (30) y Ve­ró­ni­ca Ba­ra­va­lle (27) son maes­tras co­mu­ni­ta­rias. A pe­sar de que nun­ca re­ci­bie­ron un pe­so del Es­ta­do, du­ran­te do­ce ho­ras por se­ma­na re­co­rren las ca­sas de los alum­nos con pro­ble­mas de apren­di­za­je o de vio­len­cia pa­ra ayu­dar­los en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo y de con­vi­ven­cia, y en­se­ñar­les a los pa­dres có­mo ayu­dar a sus hi­jos. Y aho­ra co­men­za­ron con ta­lle­res de apo­yo en la ca­pi­lla Vir­gen del Va­lle.

“Es­tas vi­si­tas a las ca­sas son pa­ra re­du­cir los ín­di­ces de re­pe­ti­ción. La idea es que los pa­dres se sien­tan pro­ta­go­nis­tas del apren­di­za­je de sus ni­ños”, di­jo Ale­jan­dra Al­fon­so. Y agre­gó: “Ellos cuen­tan sus co­sas. Y se ve que a pe­sar de que tie­nen mu­chas ca­ren­cias, ese no es su prin­ci­pal pro­ble­ma, por­que es­tán acos­tum­bra­dos. Les afec­ta la fal­ta de aten­ción. Mu­chos ne­ce­si­tan psi­có­lo­gos, psi­co­pe­da­go­gos, neu­ró­lo­gos y no tie­nen ac­ce­so a na­da de eso, por­que si con­si­guen los abo­nos pa­ra el co­lec­ti­vo, no tie­nen con quién de­jar a sus hi­jos o no con­si­guen tur­nos. En el dis­pen­sa­rio del ba­rrio no hay na­da, por lo que ter­mi­nan to­dos en el Hos­pi­tal, pe­ro mu­chos no tie­nen los dos pe­sos pa­ra ir has­ta allá. To­do eso es lo que plan­tean”.

“Se ve de to­do, vio­len­cia, dro­gas, al­co­hol, pros­ti­tu­ción, fa­mi­lias in­ser­ta­das, pa­pás en la cár­cel. Y los que tra­ba­jan lo ha­cen en ne­gro. Es un mun­do apar­te. Mu­chos no tie­nen es­tu­fas, pa­san frío. He­mos vis­tos que los chi­cos se le­van­tan, co­men y se vuel­ven a acos­tar, por­que la ca­ma es el úni­co lu­gar don­de es­tán más o me­nos ca­len­ti­tos. Y to­do eso se tra­du­ce en el apren­di­za­je del ni­ño. Es tris­te”, in­di­có Al­fon­so. Y agre­gó: “El pro­gra­ma pre­veía el en­vío de ma­te­ria­les di­dác­ti­cos, pe­ro eso no se cum­plió, por lo que he op­ta­do por lle­var los que ten­go en ca­sa pa­ra mi hi­ja. A pe­sar de to­do, es muy lin­do que los pa­dres te abran la puer­ta de su ca­sa”.

Ve­ró­ni­ca Ba­ra­va­lle di­ce que rom­pió en llan­to cuan­do se en­te­ró que una de sus alum­nas de 8 años ha­bía si­do abu­sa­da por su abue­lo. “Hay co­sas que no te de­jan dor­mir. Esa ne­na tie­ne su au­toes­ti­ma muy ba­ja y cier­to gra­do de in­ma­du­rez. Y eso se re­fle­ja en la es­cue­la. Pe­ro ve­mos que aho­ra ha me­jo­ra­do mu­cho y eso es muy lin­do”, di­jo.

Si­guió: “Ha­ce­mos lo que po­de­mos, por­que no con­ta­mos con los ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios. Hay una fal­ta de aten­ción de las au­to­ri­da­des. Yo ven­go en una mo­to que me pres­tó mi ma­má por­que si no me ten­go que to­mar dos co­lec­ti­vos. Son cua­tro días a la se­ma­na de cin­co ho­ras y no he­mos co­bra­do un pe­so. Te bus­can el pun­to dé­bil pa­ra so­ca­var tus ci­mien­tos. Mi ma­ri­do se que­dó sin tra­ba­jo y nos es­ta­mos gas­tan­do los aho­rros”. Y agre­gó: “Hay gen­te que no tie­ne don­de sen­tar­se. Pe­ro, se ve que van cam­bian­do, tra­tan de aco­mo­dar la ca­sa pa­ra re­ci­bir­nos. Les gus­ta que al­guien los vi­si­te. Ellos es­tán muy es­tig­ma­ti­za­dos y eso los da­ña. Es­to es un gra­ni­to de are­na. Con cam­biar­le la vi­da a uno, ya me po­dría dar por sa­tis­fe­cha”.

Ga­briel Es­cu­de­ro (30) ta­lle­ris­ta de ar­te, jun­to con sus alum­nos, es­tán rea­li­zan­do un gran mu­ral en el sa­lón de ac­tos del co­le­gio y lue­go pien­san se­guir con las pa­re­des de afue­ra.

“Es­ta­mos ha­cien­do un res­ca­te vi­sual del ba­rrio, a par­tir de lo que los chi­cos ven en su lu­gar. Re­co­pi­la­mos los di­bu­jos que ellos ha­cen pa­ra di­gi­ta­li­zar­los y tra­ba­jar en un co­lla­ge. Se va a usar un pro­yec­tor, pa­ra cal­car esas imá­ge­nes am­plia­das y ha­cer un mu­ral en la par­te ex­te­rior de la es­cue­la”, di­jo. Y agre­gó: “Tra­ba­ja­mos mu­cho con los sue­ños de ellos. Y ahí apa­re­cen di­bu­jos de pla­ci­tas, ca­ni­llas con agua, sus ca­sas con mu­chas co­sas que hoy no tie­nen. Mu­chos sue­ñan con te­ner la ca­ma pro­pia. Y a la vio­len­cia la han re­fle­ja­do con dis­pa­ros a la no­che, per­so­na­jes en au­tos y mo­tos, reu­nio­nes en las es­qui­nas”.

El do­cen­te, que ha­ce tres años tra­ba­ja en es­te pro­yec­to, se­ña­ló: “El ar­te tie­ne que ver con la li­ber­tad, con po­der de­ci­dir y con un pen­sa­mien­to crí­ti­co. Es por eso que chi­cos se ex­pre­san de esa ma­ne­ra. Ellos plas­man lo que ven, lo que vi­ven y lo que de­sean”.

Es­te téc­ni­co su­pe­rior de ar­tes vi­sua­les, maes­tro de ar­tes plás­ti­cas y do­cen­te de tea­tro, que vi­ve en Ban­da Nor­te y via­ja en co­lec­ti­vo pa­ra lle­gar a la es­cue­la, se que­jó: “Siem­pre tu­vi­mos los mis­mos pro­ble­mas. No lle­gan los ma­te­ria­les. Te­ne­mos cua­tro ta­rros de tém­pe­ra de 250 cen­tí­me­tros cú­bi­cos pa­ra 80 chi­cos y te­ne­mos diez pin­ce­les”. Aun­que di­jo: “Tra­ta­mos de ser crea­ti­vos pa­ra rea­li­zar la ac­ti­vi­dad”. Sin em­bar­go, re­mar­có: “Due­le mu­cho no po­der dar­les lo que me­re­cen. Me da mu­cha im­po­ten­cia y tris­te­za. A ve­ces, ni si­quie­ra te­ne­mos ho­jas, así­ que lee­mos cuen­tos, ha­ce­mos dra­ma­ti­za­cio­nes o ve­mos una pe­lí­cu­la y la co­men­ta­mos. Igual, me gus­ta sa­ber que ellos es­tán cons­tru­yen­do, en lu­gar de es­tar en la ca­lle. No nos es­tán pa­gan­do, pe­ro no pue­do de­jar de ve­nir, por­que ellos me es­pe­ran”.

Ma­tías Mar­cos (30) es­tá a car­go del ta­ller de In­for­má­ti­ca y con los chi­cos más gran­des arre­gla­ron las com­pu­ta­do­ras con las que tra­ba­jan los sá­ba­dos. Y con­tó: “Mu­chos tu­vie­ron su pri­mer con­tac­to con una PC acá. Pa­ra que se fa­mi­lia­ri­cen con lo bá­si­co del ma­ne­jo, usa­mos so­bre to­do jue­gos di­dác­ti­cos”.

“Hay gen­te que jue­ga con los sen­ti­mien­tos de uno. Ven­go más que na­da por los chi­cos”, di­jo es­te mu­cha­cho que se va des­de el cen­tro al Al­ber­di, tra­ba­ja en otro la­do y es­tu­dia has­ta las 12 de la no­che. Y agre­gó: “Ellos es­tán to­da la se­ma­na es­pe­ran­do, cuan­do lle­gas te abra­zan, el ca­ri­ño que dan es im­pa­ga­ble. Y yo pien­so en la im­por­tan­cia de es­to, por­que si no sa­ben usar la com­pu­ta­do­ra, pa­san a ser anal­fa­be­tos”.

Se­bas­tián Vi­llar (32) es el pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca y di­jo: “Lo más im­por­tan­te son los chi­cos. Es­ta es mi pri­mera ex­pe­rien­cia y es muy lin­da. Apren­do mu­cho con ellos. Dis­fru­ta­mos jun­tos, tra­to de que se di­vier­tan. Y hay mu­chos ta­len­tos, que jue­gan muy bien, so­bre to­do, al fút­bol”.

Y se que­jó: “Fal­ta mu­cho ma­te­rial. Es­ta­mos ju­gan­do al sóft­bol con una pe­lo­ta de te­nis, las pe­lo­tas de fút­bol es­tán ro­tas. Se­ría im­por­tan­te con­tar con más re­cur­sos”.

Deje un comentario