Mil kilos de droga, de Córdoba a España

cargamentoSe trata de un caso sin presedentes y toca en nuestra ciudad de La Carlota, a continuación reproducimos la nota del diario La Voz del Interior.



La Voz del Interior

En apenas 15 días, España recibió casi mil kilos de cocaína procedente de Córdoba, Argentina, disimulada en el embalaje de exportación de maquinarias para molinos de viento.

Primero fue un embarque de 600 kilos de ese estupefaciente, descubierto en Madrid el 26 de febrero, lo que motivó en aquella oportunidad el apresamiento de 11 sospechosos de narcotráfico, incluidos un jugador de fútbol y otras dos personas vinculadas con esa actividad.

Ayer, en el puerto de Valencia quedó al descubierto un segundo embarque, de 349 kilos de cocaína, según precisó la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) en un comunicado. Como en el caso anterior, el cargamento provenía del puerto de Buenos Aires, pero había sido embalado en Córdoba. Fue valuado por la Afip en 11 millones de euros.

Los pesquisas españoles lo estaban esperando, ya que después del primer envío contaban con la información precisa sobre el inminente arribo del segundo embarque.

Se estima que la droga había llegado a esta provincia desde un centro de producción en Bolivia, a través de un contrabando que, pese a su magnitud, no fue detectado.

Una vez en Córdoba, fue embalada en paquetes y acondicionada dentro de la maquinaria adquirida en una fábrica de la ciudad de Sacanta y que una firma exportadora fletaba habitualmente al exterior.

El control previo a la exportación se efectuó en la Aduana Córdoba, donde, como en el primer caso, se utilizó el procedimiento denominado «canal verde», es decir, de escaso rigor dada la índole de la mercadería.

Superada esa etapa, los contenedores con las maquinaria y la droga fueron trasladados en camiones al puerto de Buenos Aires, desde donde se embarcaron con destino a España.

Dos investigaciones. La investigación de ambos embarques está a cargo de las autoridades judiciales y aduaneras de España, a cuya disposición se encuentran detenidas varias personas vinculadas con esos hechos, entre ellas algunos ciudadanos argentinos, españoles, dos serbios y un peruano.

Pero, dado que la mercadería exportada procedí­a de esta provincia, viajaron a aquél país funcionarios de la Aduana y de la Policía Federal de Córdoba.

La comisión tiene como objetivo colaborar con esas actuaciones y, al mismo tiempo, reunir información para la investigación que se realiza aquí, a cargo del Juzgado Federal N° 2, cuyo titular es Alejandro Sánchez Freytes.

Procedimientos. Cabe señalar que en ocasión de descubrirse el primer cargamento de la droga y tras el aviso recibido desde España por la Justicia Federal de Córdoba, sus autoridades dispusieron diversos procedimientos, entre ellos el allanamiento de la fábrica de la maquinaria, en la ciudad de Sacanta; otro en galpones que posee el transportista en la ciudad de La Carlota, y en el domicilio particular de éste, en barrio Bella Vista, de la Capital.

Los allanamientos fueron ordenados en su momento por la jueza federal N° 3 de Córdoba, Cristina Garzón de Lascano, quien estaba de turno al momento en que se descubrió el primer cargamento de la droga.

Al allanarse el domicilio del transportista en la ciudad de Córdoba, los funcionarios judiciales y policiales se llevaron una sorpresa. Es que, detrás de la fachada de una casa de aspecto humilde, similar al de toda esa barriada, encontraron una verdadera mansión de lujo increíble, dotada en su interior de los últimos adelantos en electrodomésticos, sanitarios, mobiliario y accesorios, y de una imponente pileta de natación.

El transportista, cuya identidad se mantiene en reserva, podría estar viajando de regreso al país, procedente de España.

Deje un comentario