Los dos hermanos del acusado del hecho de violación ocurrido a la madrugada del 28 de agosto de este año estuvieron presentes en los estudios de FM Estrella para declarar después de la nota publicada por el diario Puntal. Alberto Ángel Medina, de 38 años, se encuentra

Servicio Penitenciario N° 6. Río Cuarto.

detenido en el Servicio Penitenciario Número 6 de Río Cuarto, luego de que una joven de nuestra localidad denunciara que abusó sexualmente de ella.

La hermana declaró: “Somos los hermanos y somos los que lo entregamos (a Medina) a la Policía. Vimos las lesiones que él tenía y nos llamaron la atención esas heridas, ya que no eran de una pelea normal. Cuando nosotros declaramos todo esto, la Policía nos dice que nos mantengamos callados, que era secreto de sumario… estuvimos declarando desde las 11 de la mañana hasta las 17 horas y, a las 19, estaba toda la información en la calle, pero a medias… No dicen que Alberto estaba totalmente alcoholizado y la chica también. Él no va a buscar a la chica, ella va hasta él. Hay testigos de eso, vieron que la mujer se acercó a pedirle que la lleve hasta la casa del novio.

Nosotros no vamos a defender a nuestro hermano porque no sabemos si cometió o no el delito, pero tampoco queremos que se cuente una verdad a medias. La fiscal, al principio, nos decía que nos iba a proporcionar toda la ayuda y que iba a estar con nosotros, pero, al final, nunca hizo nada. Cuando pedimos que se hiciera el careo entre los dos, la chica puso la excusa de que estaba descompuesta, o sea… y él decía que sí podía hacer el careo porque fue una relación consentida. Y todo lo que se hable dentro del Juzgado y fuera de él, con los médicos, fue una relación consentida. Pero, en determinado momento- cuando ocurrió el hecho- ellos estaban totalmente alcoholizados y, eso, escapa a nosotros: los únicos que pueden resolver eso son la víctima y, en este caso mi hermano, que es el acusado.

El estado en que estaba mi hermano… no se podía mantener de pie porque ya venía tomando de Buenos Aires hasta llegar a La Carlota… porque tomó en la casa de mi otro hermano, siguió tomando en mi casa porque estuvo allí hasta la 1 de la madrugada, aproximadamente y siguió tomando durante toda esa noche. A la casa de él llegó, estacionó el auto bien sobre la vereda… tuvieron que moverlo porque una persona no estaciona el auto como él lo hizo. Siguió tomando: en el trayecto que llega él, a las siete de la mañana, duerme hasta las 10.30 y sigue bebiendo hasta las 15 horas que se fue de casa, o sea que no se escapó como dice todo el mundo…

“Si cometió el delito no lo vamos a defender, pero acá está claro que no han investigado tanto como dicen que lo han hecho. Nosotros le dimos datos y, si no lo entregábamos nosotros a mi hermano, no lo hubiesen encontrado porque esta gente no tiene ni idea de cómo buscar”, dijo el hermano del acusado.

La hermana agregó: “Nosotros le dimos la dirección de la casa en Buenos Aires, horarios de trabajo, todo”…

Una de las cosas que no se dicen es que ya se pasó el reconocimiento del vehículo y de persona y la chica no reconoció a ninguno de los dos, es más: acusó a otro que nada que ver ni en estatura ni en rasgos físicos.

Los testigos tienen miedo de hablar porque la familia de la chica son o fueron policías. Después de la declaración nos dijeron que mintieron (los testigos) por miedo. No es justo eso”. 

Deje un comentario