Así lo manifestó el intendente Juan José Cortese, quien anunció que el 22 de enero dará inicio esta gran fiesta. En los talleres municipales, cientos de trabajadores arman las monumentales carrozas

Arias.- Hace 15 años se realizaba el primer carnaval en esta localidad cordobesa y, tras unas pocas ediciones, esta fiesta comenzó a tomar grandes dimensiones convirtiéndose en uno de los encuentros principales del centro del país, y pasó a contar además con un moderno y amplio corsódromo.

El creador de esta movida fue Juan José Cortese el actual intendente de esta localidad, quien sostiene que ahora el gran desafío es seguir creando, creciendo. No sólo por lo que es la fiesta en sí que se desarrolla entre enero y febrero, sino porque además se ha convertido en una importante fuente laboral para vecinos que durante todo el año trabajan en la creación de las nuevas carrozas y trajes que vestirán los bailarines.

“En estos 15 años hemos aprendido mucho. Hoy nuestros carnavales son los carnavales de toda Córdoba porque creo que no hay otro acontecimiento de esta naturaleza y nivel en el centro de la Argentina. Sin exagerar, en la actualidad estamos compitiendo con los de Gualeguaychú por todo lo que estamos mostrando”, expresó.

Arias es una localidad ubicada en la Pampa Húmeda. No tiene ni ríos ni lagos, y su economía se sustenta en la actividad, y ha logrado explotar otro perfil de su comunidad atrayendo a los turistas con este gran festival carnestolendo.

“Cumplimos un sueño”, asegura el mandatario comunal, al referirse que con esta fiesta Arias ya cumplió 15 años interrumpidos de edición, y que cada nuevo encuentro suma más participantes y multiplica el número de visitantes que colman el corsódromo.

Recordó Cortese que fue en 1996 cuando un grupo de maestras de la Guardería Municipal decidieron realizar un desfile de carrozas de niños por las calles del pueblo para generar algunos fondos para la institución, y fue allí donde surgió la idea de realizar una fiesta masiva.

“Hoy tenemos un corsódromo único con una importante capacidad de personas cómodamente sentadas. Vamos a preparar nuevamente el patio de comidas con capacidad para unas mil personas. Además nos están llegando invitaciones de otras agrupaciones que se quieren sumar a esta fiesta, pero lamentablemente no le podemos decir que sí a todos, porque el fin de los corsos es estrictamente cultural. Todo tiene un significado y una organización interna, de allí que muchas veces no podemos recibir a tantas ofertas de chicos y grupos que quieren venir a bailar”.

Una fiesta de color

El intendente adelantó que en esta nueva edición habrá algunas sorpresas.
Por ejemplo, ya se trabaja con técnicos propios, con artesanos que hacen de su trabajo una muestra de creatividad, donde surge mucha gente joven que se especializan en esto del armado de coreografías y vestimentas.

Este crecimiento ha determinado que el Municipio debiera invertir para acomodar las instalaciones donde trabajan costureros, artesanos, pintores, metalúrgicos y bailarines.

Juan Cortese puso de relieve la labor de imaginación de su gente y el empuje de algunas personas tanto desde el área Cultura con Lorena Levita al frente, como todos los que componen este gigantesco carrusel que comienza el 22 de enero.

En Arias ya se palpita esta gran fiesta, y son muchos los vecinos que van sumándose agregando colorido a sus casas y comercios.

Según se adelantó en esta nueva edición participarán más de 500 bailerines, entre los cuales se cuentan participantes que comenzaron en las distintas comparsas siendo niñas de 3 y 4 años de edad.

“El 22 de enero arrancamos, ya tenemos casi todo listo y en la parte musical estará Banda XXI”, adelantó el intendente, quien hizo extensiva la invitación para que todos los habitanes de la región visiten Arias durante enero y febrero.

Deje un comentario