¡Feliz día, mamá!

By 17 octubre, 2010Actualidad

En el mundo se celebra el Día de las Madre desde siempre, en distintas religiones, lugares y generaciones.

El amor y dedicación de las mujeres que fueron poblando al mundo se celebra desde tiempos remotos en distintas culturas y de distintas maneras.

Quizás la más antigua celebración a la madre se puede considerar el festival anual de primavera que los griegos ofrecían a Rhea, la madre de muchas de sus deidades. Luego los cristianos lo emplearon para celebrarle a María, madre de Jesús, durante el cuarto domingo de primavera. De hecho, en el santoral católico el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que se mantiene en la celebración del Día de la Madre en algunos países.

En los países de habla hispana, por ejemplo, la mayoría lo festeja el segundo  domingo de mayo, en Bolivia lo hacen el 9 de octubre; en República Dominicana, el primer domingo de mayo; en Costa Rica, el 5 de agosto; en Nicaragua el 3 de mayo; en Panamá, el 8 de diciembre y en Argentina, el tercer domingo de octubre, hoy 17 de octubre.

Consideremos este Día de las Madre como una oportunidad más para celebrar a esa mujer especial que todos tenemos en nuestra vida y a la que la complejidad socio cultural y económica le suma continuamente nuevos retos en sus tareas de formar a los hombres y mujeres del mañana.

Feliz dí­a a todas las mamás que hacen a FM Estrella con sus opiniones, sus lecturas, sus comentarios y sus asimilaciones. ¡Es el deseo de FM Estrella que tengas un dí­a glorioso junto a sus seres queridos!…

Esa mujer…

Esa mujer
que noche a noche me arrulló en sus brazos,
que es dulzura, belleza y amor,
que es poesía, paz y canción,
que es gracia y me tomó en sus manos.

Esa mujer
es la luz en la más negra noche,
es un ángel que cayó del cielo,
es mi alma, mi amor y mi anhelo,
es la paz que mis penas conoce.

Esa mujer
es la más linda estrella del firmamento,
es la Luna con su sonrisa de plata,
es el consuelo que mis penas mata,
es de amor un eterno juramento.

Esa mujer
que con sus lágrimas me hiere el alma
y con su amor dí­a tras dí­a me embelesa
es el beso que borra mi tristeza
y mis miedos y temores calma.

A esa mujer
le dedico mis cantos y eternos alardes,
le regalo una rosa sin razón
que entre pétalos lleva mi corazón,
le llamo con amor mi querida madre.

Deje un comentario