Trabajadores del municipio están adaptando una edificación existente a un costado del oratorio del Hospital San Antonio para la atención especializada de casos sospechosos sintomáticos de Covid-19 que necesiten algún control o tratamiento específico de personal de salud. El propósito es garantizar condiciones de bioseguridad, evitando el contacto con otros profesionales, pacientes y áreas del nosocomio. No se trata de un lugar de internación sino de atención momentánea ya que si se presenta una situación de complejidad se procede a la derivación correspondiente hacia Río Cuarto o Villa María.

Deje un comentario