En Estados Unidos alertan por una invasión de sapos gigantes con un poder letal. Estos animales poseen un veneno presente en toda su piel con una sustancia lechosa que es capaz de matar en 15 minutos. Al sudoeste del estado de Florida lanzaron una cruzada para eliminarlos ante la amenaza que estos son para las mascotas.

Se trata de los llamados sapos gigantes, o sapos de caña (Rhinella marina), unos batracios que no suelen aparecer por dicha zona y que, al parecer, llegaron con las lluvias y ahora generan preocupación en los habitantes.

Los sapos suelen medir entre 10 a 15 centímetros y algunos alcanzan hasta los 23, y en su cabeza poseen glándulas triangulares. Vive en lugares húmedos, se reproduce en grandes cantidades y tiene diversos nombres: sapo neotropical, marino, de caña o incluso sapo gigante. La hembra puede poner hasta 30 mil huevos de una sola vez y puede hacerlo en lugares potencialmente peligrosos para la vida humana, como puede ser en caños, estanques o lagunas.

Las fuertes lluvias registradas durante el último tiempo en la zona y la disminución del flujo de tránsito humano a partir del distanciamiento social y la cuarentena por el coronavirus crearon condiciones idóneas para que estos anfibios se reproduzcan.

Deje un comentario