• Más de 40 hombres y mujeres conforman el Cuerpo de Guardaparques Provinciales.
  • Su tarea es clave en la custodia y conservación de los ecosistemas y la vida silvestre.
  • Son considerados eslabones fundamentales para la promoción ambiental y la preservación de la naturaleza.

Todos los 9 de octubre en nuestro país se conmemora el día de quienes cumplen un rol clave en la conservación del patrimonio natural y cultural que atesoran los rincones más silvestres y salvajes del país. En nuestra provincia, los y las guardaparques son las personas encargadas de velar por la protección del Sistema de Áreas Naturales Protegidas (ANP).

En total, 45 hombres y mujeres, pertenecientes a la Secretaría de Ambiente, dependiente del Ministerio de Coordinación, integran el Cuerpo Provincial de Guardaparques y se desempeñan en diferentes puntos del territorio.

Su trabajo se realiza en los más variados ecosistemas presentes en la geografía cordobesa protegiendo la flora y la fauna, los ríos y lagunas, valles y sierras, bosques y pampas, son quienes custodian grandes extensiones que albergan una biodiversidad única.

Quijotes de la naturaleza

La noble tarea que desempeñan las y los guardaparques los convierte en verdaderos defensores de la naturaleza y en promotores de los valores de la vida al aire libre.

Desde los destacamentos su trabajo diario implica diferentes actividades. Llevan adelante rutinas que implican recorridos de vigilancia, a lo largo de las jurisdicciones declaradas bajo alguna categoría de conservación ambiental.

Además, son responsables de la atención de los turistas que visitan las áreas naturales protegidas y colaboran también en iniciativas junto a las comunidades locales. Se vinculan también con acciones de promoción y educación ambiental y participan activamente en proyectos de investigación científica para la generación de conocimiento.

“Desde chico estuve cerca de la naturaleza, lo que me llevó a estudiar esta profesión que me permitió trabajar en la conservación del ambiente a través de la educación” destacó Oscar Cozzani, jefe del cuerpo de Guardaparques de las ANP de la Provincia, quien egresó a fines de los ‘70 luego de capacitaciones y prácticas en parques nacionales de la Patagonia argentina.

Y agregó: “Esta tarea implica amor por la naturaleza, compromiso de trabajar para protegerla y hacerla conocer. Es gratificante haber podido trabajar en casi todas las reservas de nuestra provincia».

Entre las funciones que realizan estos servidores públicos se destacan los monitoreos y relevamientos de la flora y fauna y la custodia de actividades permitidas dentro de las áreas protegidas. También son los guardaparques quienes se forman en acciones de prevención y lucha contra los incendios forestales.

 “Siempre me gustó la naturaleza, preservarla, protegerla, vivir en contacto con ella, disfrutar de todos los encantos que tiene y poder transmitirle a la gente su cuidado y todo lo que nos brinda. Eso es lo que siento al ser guardaparque, va más allá de un uniforme”, expresó Adrián Carcur mientras coordinaba los trabajos de instalación de la nueva cartelería que por estos días se instala en los caminos de la Reserva Forestal Natural Chancaní.

Por otra parte, también son considerados eslabones que articulan trabajos de manera coordinada junto a municipios, comunas y otros organismos públicos y privados cercanos a las áreas naturales.

“Lo que más me atrapa de trabajar como guardaparque es conservar la mayor diversidad posible para el futuro” sintetizó Rebeca Quetglas, guardaparque provincial, designada desde 2009 en la reserva natural Francisco Tau, en la ciudad de Bell Ville.

Plan de puesta en valor

Meses atrás el Gobierno provincial presentó el Plan de Puesta en Valor de las ANP que se encuentra ejecutando a través de la cartera ambiental y que entre sus ejes de acción involucra a los guardaparques como actores esenciales.

El plan prevé favorecer la infraestructura, equipamientos y tecnología en los destacamentos. También proyecta la entrega de herramientas, materiales y equipos que emplean los protectores ambientales en su labor cotidiana para la conservación de la naturaleza.

Además, la Secretaría de Ambiente junto a la Universidad Provincial de Córdoba (UPC), crearon una diplomatura para la actualización de conocimientos teóricos y prácticos de los guardaparques en relación con ecosistemas provinciales, biodiversidad y conservación del patrimonio natural y cultural de Córdoba. Más de 30 agentes están realizando esta formación cuyo dictado está a cargo de los docentes de la Facultad de Turismo y Ambiente de la UPC.

Cabe recordar que esta casa de estudios cada año abre inscripciones para la Tecnicatura Universitaria en Guardaparque con alcance provincial.

Actualmente -y desde 2005- la formación de los y las agentes nacionales de conservación se desarrolla en el Centro de Formación y Capacitación en Áreas Protegidas de la Administración de Parques Nacionales, en la localidad de Embalse, provincia de Córdoba.

Historia

El primer antecedente de formación lo encontramos, hacia 1938, en la Escuela de Viveristas y de Capacitación para Guardaparques, ubicado en la Isla Victoria. Ya en 1967 se creó la “Escuela de Guardaparques”, primera en su género en América Latina.

Deje un comentario