Emmanuel Odella, científico carlotense que estuvo capacitándose en Estados Unidos, volvió para ser profeta en su tierra.

Mientras realiza la cuarentena en nuestra ciudad, dialogó con Sin Comentarios y nos contó acerca de su experiencia en Arizona: «La posibilidad de viajar surgió por una profesora que tenia en la Universidad de Rio Cuarto quien me comentó que una colega suya, Ana Moor, estaba buscando un investigador joven para hacer un posdoctorado mediante un contrato laboral de un año. Las cosas fueron marchando bien y terminaron siendo cuatro».

«Podria haberlo extendido por un año mas, o sacar una nueva visa y quedarme mas tiempo y continuar, ademas, como docente en la academia», reconoce; sin embargo sintió que era necesario volver para estar cerca de sus afectos y porque desea formar parte del nuevo programa del CONICET: «Estoy esperando los resultados de la convocatoria que se sabrán a fines de septiembre para ver si tengo una posición dentro del organismo. Creo que en nuestro pías se puede hacer mucho y este era el momento».

El plan de trabajo que presentó es el de analizar nanopartículas de polímeros conjugados para poder reconocer señales de diagnosticos tempranos. Básicamente consiste en detectar enfermedades a tiempo mediante técnicas a bajo costo, rápidas y fáciles de usar.

Amante del basquetball y apasionado por la docencia, promete que pronto volverá a desarrollarse en las dos actividades que tanto extraña y que su idea en el corto plazo es radicarse en Rio Cuarto para comenzar su nueva etapa profesional.

Digno de valorar ya que en tiempos difíciles, donde muchos jóvenes piensan que el futuro esta lejos de Argentina, Emmanuel se la juega y demuestra que con esfuerzo y dedicación, el éxito puede alcanzarse, y que cuando se logra siempre es importante no olvidar el punto de partida; bases y condiciones que este talentoso joven, orgullo de nuestra ciudad, cumple a la perfección.

Deje un comentario