La vicepresidenta Cristina Kirchner recurrió este martes a un duro discurso, en el que habló de la “república de morondanga” de Mauricio Macri y rechazó las críticas de Juntos por el Cambio contra el presidente Alberto Fernández por el escándalo de Olivos.

“A los que hoy hablan de la República ¿dónde estaban cuando se perseguía y se encarcelaba a opositores sin juicio?¿Dónde estaban cuando se encarcelaban a los dueños de los medios de comunicación, a los cuales se les había pedido previamente que acompañaran la campaña mediática y judicial para meterme presa?”, se quejó la ex Presidenta.

Y seguido, agregó: ¿Dónde estaban? ¿Y hoy me vienen a hablar de la República? ¿Y aquella que era? ¿De qué República me hablan los que conformaron mesas judiciales? Ninguno de nosotros se fue del país para evitar la Justicia. Todos pusimos la cara y el cuerpo y nos vienen a hablar de lecciones de República. ¿Qué República era aquella? República de morondanga. Eso era. República de morondanga”.

La Vicepresidenta volvió a rechazar los crecientes cuestionamientos contra el presidente Fernández y su círculo más íntimo, por los encuentros sociales que se realizaron en la quinta de Olivos, el año pasado, sin respetar las restricciones impuestas contra el coronavirus.

Incluso, Cristina Kirchner cuestionó al electorado de la coalición opositora Juntos por el Cambio, al advertir que los identifica “el odio hacia el otro, hacia el que no aceptan, hacia el que sienten diferente, el que no quieren”.

“En todo este tiempo que le ha tocado gobernar a Alberto, difícil, duro, se la pasan atajando penales, porque la verdad que este es un partido que no se puede jugar. Y eso que no se de fútbol, pero es un partido que no se puede jugar, hubo que atacar penales con la pandemia, nada más”, justificó la Vicepresidenta.

Y le pidió a Alberto que no se “enoje” ni se ponga “nervioso”. “¿Sabés qué pasa? Cuando uno es Presidente en nombre de una fuerza nacional y popular, los errores, las fallas, las equivocaciones, las transgresiones inclusive a normas que uno puede tener, se magnifican en el caso de gobiernos populares y se exacerban para irritar e indignar, mientras tanto se han ocultado descarada y ostensiblemente la entrega de un país, el endeudamiento sin límites”, diferenció.

“Alberto, tranquilo, poné orden en lo que tengas que poner orden, no te pongas nervioso, no te enojes y metele para adelante”, le dijo al Presidente.

Deje un comentario