Desde este miércoles y hasta el 31 de diciembre quedó suspendida la exportación de algunos cortes de carne, entre ellos asado, vacío y matambre. La medida se tomó como parte del Plan Ganadero que busca “bajar los precios”.

Esta suspensión quedó oficializada este miércoles mediante la publicación en el Boletín Oficial del Decreto 408/2021, que lleva la firma del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Agricultura, Luis Basterra.

A partir de ahora, queda suspendida la exportación de: reses enteras, medias reses, cuarto delantero con hueso, incluso incompleto, cuarto delantero con hueso, incluso incompleto, cuarto trasero con hueso, incluso incompleto y medias reses incompletas con hueso, enumeró Clarín.

La prohibición alcanza también, según consta en el anexo del decreto, a la exportación de asado con o sin hueso, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío.

El decreto establece también que las mercaderías no alcanzadas por la suspensión y que están comprendidas en las partidas arancelarias del Mercosur, “correspondientes a carne de animales de la especie bovina, fresca o refrigerada y a carne de animales de la especie bovina congelada, podrán exportarse hasta alcanzar un cupo mensual que no podrá superar el 50% del promedio mensual del total de las toneladas exportadas de productos cárnicos por el período julio/diciembre del año 2020”.

Inicialmente la suspensión sería hasta el 31 de agosto de 2021, prorrogable hasta el 31 de diciembre de 2021, “tomando en consideración las variaciones en los precios, la producción nacional y/o el abastecimiento del mercado interno”.

Clarín aclara también que quedan exceptuadas la Cuota Hilton, la Cuota 481 y la Cuota Norteamericana.

“Estamos trabajando, priorizando la mesa de los argentinos, el bolsillo de los hogares. Tener mecanismos que permitan revertir este mecanismo de alzas que no tienen ninguna justificación en los costos de la cadena”, dijo el ministro Kulfas.

Destacó además que la idea es “aumentar la producción para ir a 5 millones de toneladas y garantizar 3 millones para el mercado interno y 2 millones para la exportación”. Y agregó: “Para que esto sea posible hoy tenemos que priorizar el consumo de los hogares”.

En el decreto también se contempla la creación de un programa de estímulo y desarrollo de la cadena de la carne bovina, con incentivos especiales para el corto, mediano y largo plazo.

Se crea también la ‘Mesa de Coordinación del Sector Cárnico’ para realizar “el seguimiento, análisis e intercambio de información que surjan de la aplicación” de esta medida, y la “promoción y el desarrollo de políticas públicas para la industria y el comercio de los productos cárnicos”.

Deje un comentario