Las empresas de transporte interurbano de pasajeros elevaron un pedido de ajuste de tarifas del 87 por ciento al Ente Regulador de Servicios Públicos, según se conoció ayer.

Las cámaras que agrupan a las prestadoras del servicio presentaron esta semana un pedido de incremento en el Ersep, para solicitar una suba del 87,3 por ciento de la tarifa básica kilométrica, que determina el precio del boleto.

La tarifa vigente es de 2,8523 pesos por kilómetro y las empresas quieren que se eleve la unidad a 5,3425 pesos.

Ahora, el Ersep debe analizar el expediente y definir si hace lugar al pedido. Una de las alternativas es que el órgano regulador conceda en forma parcial la solicitud (es decir, sólo una parte del porcentaje que reclaman las empresas).

El Ersep tiene que evaluar los costos y definir una propuesta, y a partir de allí, convocar a una audiencia pública para debatir el ajuste de tarifas.

El último aumento, del 22,8 por ciento, demoró un año en aplicarse. Se determinó en febrero de 2020, pero se pospuso por la interrupción del servicio producto de la pandemia.

Los interurbanos estuvieron paralizados durante más de ocho meses, desde mediados de marzo a mediados de diciembre pasado.

Ahora bien, la vuelta a la actividad se dio bajo protocolos de bioseguridad para evitar el contagio del Covid-19, con menos frecuencias y habilitaciones para una cantidad de pasajeros reducida.

El pedido de aumento se produce mientras en el Ministerio de Trabajo de la Nación avanza la paritaria entre las empresas y el gremio de los trabajadores del transporte en Córdoba (Aoita). Ayer, una de las reuniones entre las partes pasó a cuarto intermedio.

Los choferes piden un ajuste “acorde a la inflación del 2020”, dijeron desde el sindicato.

Deje un comentario