El centro porteño se tiñó de todos los colores este miércoles 10 para pedir justicia por la muerte de Diego Armando Maradona, para muchos el mejor futbolista de todos los tiempos.

En paz y autoconvocados, más allá de algún incidente aislado, los maradonianos se congregaron para estar juntos mientras el luto por su pérdida sigue, pero se buscan culpables.

«Lo malo que hice fue no haber podido jugar con todas las camisetas», había dicho el Diez después de uno de sus últimos partidos como técnico de Gimnasia (el 2-0 en Quilmes ante Sportivo Barracas por la Copa Argentina, en febrero de 2020). Si hay algo que provocó su fallecimiento fue la unión de hinchas de todos los equipos detrás de una misma causa.

Varios fueron los de Boca, Argentinos y Gimnasia, al igual que Napoli, pero hubo camisetas de River, Independiente, Racing, San Lorenzo, Lanús, Newell’s, entre muchas otras. Igualmente, fue la celeste y blanca la que predominó por sobre todas.

Las banderas también convivieron y dejaron de lado cualquier rivalidad. Y muchas de ellas, sin escudos ni firmas, apuntaron con mensajes duros hacia los mismos personajes: los abogados Matías Morla y Víctor Stinfale, el médico Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, entre otros del denominado ‘entorno’ de sus últimos años. Lo mismo en los cantitos entonados.

En apoyo a este reclamo, su exesposa Claudia Villafañe y sus hijas Dalma y Giannina estuvieron presentes, al menos por un rato. Pasó Dieguito Fernando, de la mano de su madre Verónica Ojeda. También amigos cosechados por el Pelusa a lo largo de su vida y distintas agrupaciones identificadas con su nombre.

«No tienen perdón de vos», rezaba uno de los trapos colgados al pie del Obelisco.

La Justicia, tarde o temprano, dirá quiénes y cuánta responsabilidad tienen. Por fuera de ello quedó demostrado quela gente no olvida a este futbolista que hizo feliz a gran parte del mundo.

Deje un comentario