Con una inversión de $ 13 millones y sin generar deudas para administraciones venideras, la gestión del intendente de General Cabrera, Marcos Carasso, logró concretar una obra anhelada por muchos mandatarios que le precedieron: la ampliación y remodelación del histórico edificio de la Municipalidad.

Después de 91 años, los cabrerenses cuentan con nuevas y modernas instalaciones, al dejarse inaugurada la última de tres etapas de un proceso iniciado en el año 2017.

Primero, en el año 2018, para un nuevo aniversario de la ciudad, se dejó habilitada la primera etapa de reconstrucción. La municipalidad tuvo su sala de conferencia de prensa, el intendente una oficina con más espacio, al igual que sus funcionarios y muchas otras mejoras. Un gran avance para la casona inaugurada el 27 de octubre de 1929, en la intendencia de Bautista Cervino.

Al año siguiente, en el 2019, otro sector del edificio también fue remodelado. El viejo espacio en el que hasta 1992 sesionó el Concejo Deliberante de la ciudad, y donde hoy funcionan distintas dependencias de la administración municipal, fue reconstruido totalmente.

En un acto histórico y emotivo una tercera y última etapa, quedó inaugurada, en este complicado 2020, donde los funcionarios municipales tuvieron que lidiar con los avatares generados por el coronavirus y la correspondiente condición sanitaria imperante desde el mes de marzo.

Por las restricciones de la pandemia, no se permitió la concurrencia masiva de vecinos al acto inaugural. Con teléfono en mano, los cabrerenses vieron por las redes sociales el acto protocolar y las primeras imágenes de cómo quedó terminada la nueva municipalidad.

Acto y entrega de recordatorios

Respetando las medidas de bioseguridad, autoridades municipales contaron con el acompañamiento del legislador departamental Matías Viola, intendentes de la zona. También fueron de la partida los intendentes mandato cumplido y familiares de mandatarios fallecidos que residen en General Cabrera, recibieron un presente hecho con restos de la pinotea sacada del techo del viejo edificio; madera que fuera usada para revestir una de las paredes interiores, en la que se observa escrito en letras negras: “Municipalidad de General Cabrera”.

El intendente Carasso recibió vía virtual la salutación y felicitaciones del ministro de Gobierno de la provincia de Córdoba, Facundo Torres, y del reconocido dirigente y amigo personal, el diputado Mario Negri.

El titular del Ejecutivo de General Cabrera junto a Edgardo Grosso, ex vicegobernador de la provincia y dirigente radical, realizaron el corte de cintas del remozado edificio.

Carasso sostuvo que la reconstrucción de la Municipalidad fue casi una obsesión. Y que la idea del proyecto concretado se inspiró en una esquina de Buenos Aires, en oportunidad de estar de viaje allí.

“Otro sueño cumplido”

Sobre el proyecto finalmente concretado, el titular del Ejecutivo dijo que es cumplir un sueño: “A los 15 años tuve el sueño de ser intendente de General Cabrera y lo logré. Y cuando logré ser intendente, tuve el sueño de que la ciudad tuviera un nuevo edificio municipal y eso también se cumplió. Así les digo a los jóvenes, que se fijen sueños y que luchen por esos sueños porque esos sueños se cumplen”, dijo el Intendente de Cabrera, minutos antes del corte de cinta de un acto inolvidable.

La arquitecta Teresa Buffa, una de las encargadas del proyecto de remodelación, explicó en un video proyectado en el acto que la premisa fue “valorizar el frente del edificio, como imagen cultural de General Cabrera, rescatar la fachada y la plataforma cívica que une la plaza con la Municipalidad, lo que se conoce como la explanada”.

Por su parte, la ingeniera Alejandra Pisani, otra de las encargadas del proyecto, recordó que para llegar a lo que se dejó inaugurado, “se procedió al desmonte de los techos, a demoler las paredes internas y a sostener la fachada, que se encontraba en muy mal estado por el paso de los años. La vieja fachada no tenía estructura antisísmica”, comentó la ingeniera.

Las profesionales hicieron referencia a la explanada o plataforma cívica, construida con el mismo adoquín con el cual está hecha la vereda, y a la ubicación de bolardos traídos desde Buenos Aires para delimitar los sectores peatonales en la plataforma cívica.

Los nuevos objetivos o sueños que se avizoran para el jefe comunal son el centro cívico en el predio de la policía y la remodelación integral de la plaza central.

Deje un comentario