El obispo Monseñor Adolfo Uriona encabezó la misa del quinto domingo de Pascua en la iglesia de la Virgen de Fátima de nuestra ciudad en el marco de la celebración de la novena de dicha advocación.

Con motivo de la emergencia sanitaria por el coronavirus el prelado volvió a compartir la ceremonia religiosa a través de las plataformas digitales.

«En la actualidad mucha gente puso la seguridad en el dinero, o en el poder bélico, vino un virus y nos desconcierta; nos deja totalmente a la intemperie», dijo el prelado en la homilía.

Deje un comentario