Félix Novillo, el hombre de 61 años que reside en Villa Mercedes (San Luis) y que recibió el alta en las últimas horas de la Neoclínica local tras ser internado por un cuadro de Covid-19 dejó un mensaje esperanzador: “Esto no es un veneno, es una enfermedad. Hay que tener fe, todo es posible”

Novillo consideró que muchos medios de comunicación han implantado el miedo en torno a la enfermedad y que por ello resalta que así como él pudo salir, cualquier otra persona puede curarse.

“No soy un chico, tengo 61 años, pero teniendo fe y poniendo un poco de garra, se puede salir”, señaló.

Contó que ante los primeros síntomas concurrió al Policlínico de Villa Mercedes, en donde le recomendaron una consulta con un médico clínico. Al recurrir a este último, le sugirió esperar un poco más.

“Pero yo cuando era joven tuve un problema de brucelosis y me incliné que podía venir por ahí, porque me molestaba la luz, el ruido y sentía un gran dolor corporal. Saqué un turno para venir a la Neoclínica a Río Cuarto que iba a ser un día lunes pero el domingo previo levanté fiebre y mi mujer avisó eso en la Neoclínica”, cuenta Novillo.

Y agrega: “Allí le dijeron que fuera de inmediato para ser observado y quedé internado en terapia intensiva. Al quinto día de internación me confirmaron coronavirus”.

A poco de haber recibido el alta, continúa el tratamiento en cuarentena en la ciudad de Río Cuarto, debido a que San Luis restringió los ingresos a la provincia de donde es oriundo.

“No tengo palabras para agradecer a Neoclínica. Desde el director, al doctor (Rodrigo) Salas (jefe de terapia intensiva), las enfermeras y hasta las chicas de la cocina, que me llamaban para preguntarme qué quería comer”, destacó.

Y finalizó: “Tenemos que tener fe en Dios y en la gente que nos quiere, que vamos a salir adelante. Nos salvamos entre todos o no se salva nadie

Deje un comentario