La inflación acumuló 12 meses consecutivos al frente de los temas que más inquietan a los argentinos. En segundo lugar se ubicó el endeudamiento del país, y más atrás la pobreza y el desempleo

A menos de dos semanas del primer turno con las urnas que tendrán los argentinos para resolver quién asumirá como presidente el próximo 10 de diciembre, los problemas del bolsillo son los que dominan la agenda de preocupaciones de los electores. Así lo demostró nuevamente la última encuesta realizada por Gustavo Córdoba y Asociados, en la que muestra un acercamiento en la intención de voto de Mauricio Macri a Alberto Fernández.

Pero de manera destacada, la consulta a los 1.200 argentinos mayores de 16 años que respondieron las preguntas reflejan que la crisis está al tope.

En primer lugar, la inflación sigue liderando con el 29% de las opiniones y completó 12 meses seguidos en esa posición, seguida por el endeudamiento con el 17,4% que ya comienza a avisorarse como una dificultad extrema que tendrá el país en los próximos años y que va a llevar a una renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la imposibilidad de hacer frente a la devolución de esos recursos.

En tercer lugar se ubica la pobreza, consecuencia directa de la crisis económica y el prolongado proceso de inflación que fue dejando por detrás el ingreso de una franja cade vez más importante de la población.

El desempleo cierra los primeros cuatro escalones de preocupaciones de los argentinos con algo más del 11% de las respuestas. Un peldaño más abajo recién asoma la corrupción, que fue perdiendo lugares a medida que la crisis se fue agravando. En el sexto se encuentra la educación y más abajo la inseguridad. Cuando la encuesta consulta sobre la situación económica que imaginan los argentinos a mediados del año próximo, el 41,8% cree que estará mejor, mientras que hay un 44% que piensa que empeorará.

En el plano electoral, y en línea con lo que vienen reflejando otras encuestas a nivel nacional, el trabajo de Gustavo Córdoba y Asociados refleja que la fórmula de Mauricio Macri y Miguel Angel Pichetto viene recortando distancia de la de Alberto Fernández y Cristina Fernández.

En números, respecto del mes anterior, Alberto Fernández ha registrado un 38,2% contra un 34,1% de Mauricio Macri de intención de voto. Roberto Lavagna alcanza un 11,7% mientras que José Luis Espert, un 5,2% y Nicolas del Caño, un 2,3%.

De acuerdo a esa misma encuesta para un eventual balotaje, Alberto Fernández se impondría a Mauricio Macri 45,4% a 44,3%. Eso está dentro de cualquier margen de error de un trabajo de esas características, lo que implica un final cerrado si la elección se termina definiendo a fines de noviembre.

Gustavo Córdoba también relevó las posibilidades de que los argentinos decidan combinar votos de diferentes fuerzas, lo que implica un corte en las boletas. “Casi uno de cada tres consultados manifestó la idea o intención de cortar boleta en las próximas elecciones. Entre los jóvenes aumenta esa idea, lo mismo que en el interior del país”, explica el trabajo que además mostró que por primera vez la imagen negativa de Alberto Fernández es más alta que la positiva.

Deje un comentario