Los casi 200 milímetros precipitados en la cuenca alta saturaron el canal que protege a la ciudad. Se anegaron calles céntricas. Técnicos de la provincia recorrieron toda la zona

uego de una larga y tensa noche de vigilia por el agua que amenazaba desde el este, la ciudad de General Cabrera comenzaba ayer a recuperar la tranquilidad.

Los más de 200 milímetros precipitados en la cuenca alta superaron la capacidad de los canales que por la década del 90 se construyeron tras una devastadora     inundación que afectó a esta ciudad.

Esta vez no hubo evacuados, pero el agua estuvo a las puertas de numerosas viviendas y la zona rural quedó por varias horas aislada ante la masa hídrica que cubrió los caminos. También la ruta internacional Nº 158 sufrió los embates del agua.

El trabajo coordinado de Bomberos Voluntarios junto a la Municipalidad y Defensa Civil evitó que los problemas fueran más graves. En kayak, los bomberos liberaron de totoras y demás obstrucciones a los canales para dar rápida salida al agua.

En la noche del lunes el alerta se desató ante el ascenso del nivel del agua en lugares puntuales del centro y del sur de la localidad. En el límite de barrio San Martín y el centro, exactamente en el bulevar Italia, el agua pasó en su extremo suroeste el metro y medio.

Los vecinos de la zona inundable se atrincheraron con bolsas de arena y compuertas en sus viviendas.

Ayer el Ipea 291 no dictó clases, ya que el camino de acceso estaba intransitable.

En tanto, ayer técnicos de la Provincia también evaluaban las condiciones de los desagües a los fines de determinar qué obras ejecutar en adelante y evitar problemas futuros, ante una temporada que se anuncia muy lluviosa.

En diálogo con Puntal, el intendente Marcos Carasso detalló: «Estuvimos evaluando por qué no se iba el agua más rápidamente. Evidentemente, concluidos los análisis, pensamos que el agua que cayó en lo alto de la cuenca superó en algunos campos los 200 milímetros”. Destacó el mandatario el trabajo mancomunado de municipales con bomberos y demás voluntarios.

Vialidad Nacional ayer liberó la ruta 158 al tránsito y se siguió trabajando para controlar las banquinas, que llevaban gran cantidad de agua.

«Para resumir digo, gracias a Dios, el nivel subió anoche (lunes), pero no hubo evacuados que no-sotros como Municipio hayamos recibido y ninguna casa que le ingresara el agua. Tuvimos sí una sobreelevación de agua por la tardanza en escurrir, que yo, sin ser experto ni conocer el tema, creo que ha llovido muchísimo, entró mucha más agua que la que podía salir”, resumió Carasso.

En horas de la tarde de ayer, funcionarios de Recursos Hídricos de la Provincia estuvieron en Cabrera recorriendo la zona y anunciaron que con una retroexcavadora se comenzará la limpieza del canal de desagüe de Cabrera. Además, se creará un bordo de contención para el barrio Las Lomitas 2, que ayer mostraba las casas rodeadas de agua.

Los técnicos junto al intendente Carasso hicieron referencia a la importancia de continuar con la obra de canalización del camino 9.

Cultivos, sin afectación
El ingeniero agrónomo Fabián Giraudo, consultado por Puntal sobre los daños en los campos y cultivos en la zona, sostuvo que no tienen un análisis pormenorizado de la zona sembrada luego de tres días de lluvias intensas.

“No hemos podido llegar a los campos, sabemos que han llovido unos 150, 120 milímetros, 110 en algunos campos. No ha habido fenómeno de granizo, solamente  inundaciones. No hay daño físico en el cultivo, puesto que no ha habido granizo. Sólo fue lluvia y relativamente mansa: abundante, pero mansa. No debería haber demasiados daños a cultivos, salvo alguna correntía”, precisó Giraudo.

fuente:Puntal

Deje un comentario