Por Pablo Bertollo

Hace unos meses se reveló que el director Quentin Tarantino había terminado el guión de la que seria su novena película hasta la fecha y tan solo unas semanas atrás salieron a la luz imágenes que confirmaban que el rodaje de la misma había iniciado.

Todos los días se comparten en las redes sociales, las novedades de este proyecto que lleva por nombre “Once Upon a Time in Hollywood” y que tiene uno de los mejores castings jamás reunido conformado por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt como protagonistas. A ellos se les unen Burt Reynolds, Al Pacino, Kurt Russell, Margot Robbie, Tim Roth, Michael Madsen, Dakota Fanning, Timothy Olyphant, Damian Lewis, Emile Hirsch, Zoë Bell, Luke Perry y Clifton Collins Jr.

Con motivo del revuelo que ha generado esta nueva cinta, hoy te traigo una breve biografía de este aclamado director, además de un análisis de algunas de las claves de su estilo y que es lo que lo a hecho posicionarse como uno de los genios del cine actual.

Biografía:

Nació en Knoxville, Tennessee, en 1963, hijo de Tony Tarantino, actor y músico amateur nacido en Queens, y Connie McHugh, una enfermera. ​ Su padre es de ascendencia italiana (su bisabuelo era originario de Palermo) y su madre es de ascendencia inglesa, irlandesa y alemana.

Fue criado por su madre, ya que sus padres se separaron antes de nacer. ​ Cuando tenía dos años, se trasladaron a Torrance, al sur de Los Ángeles, y más tarde al barrio de Harbor City, donde asistió a la escuela superior Fleming Junior en Lomita, y tomó clases de teatro. En su barrio había una mezcla de gente de diferentes razas por lo que estuvo expuesto a una gran variedad de influencias cinematográficas y de culturas populares, como por ejemplo las películas de artes marciales, que se seguían poniendo en los barrios negros después de que la fiebre del kung-fu se trasladara a otros sitios. Tarantino se las ingenió para seguir viéndolas hasta bien entrados los años 70. Asistió a la escuela superior de Narbonne en Harbor City durante un año antes de abandonarla a los 15 años para dedicarse tiempo completo a tomar clases de interpretación en la James Best Theater Company en Toluca Lake.​

Se puso a trabajar en el videoclub llamado “Video Archives” en Manhattan Beach junto a otros entusiastas del cine, entre ellos Roger Avary, donde discutían de cine. Tarantino solía cobrar un dinero extra para dar recomendaciones a las personas que iban a alquilar películas al local.

En la década de 1980, Quentin Tarantino se dedicó a la escritura de guiones. También entró a un programa del Sundance Institute para directores de cine independientes, así continuó su aprendizaje. En 1991 tendría lista Reservoir Dogs. El productor Lawrence Bender tuvo contacto con el guion y se dio a la tarea de realizar la producción de la misma, junto a Harvey Keitel. Reservoir Dogs se convirtió una película de culto, independiente y casi perfecta. A partir de ella, el ascenso de Tarantino fue veloz.

Recibió propuestas para dirigir varias películas, pero él decidió terminar el guion de otra de sus obras maestras: Pulp Fiction que se convirtió en un icono del cine clásico, siendo considerada su mejor película y haciéndolo acreedor de la Palma de Oro en Cannes

Tras Pulp Fiction, se estrenarían From Dusk Till Dawn (en la que sólo sería guionista) y Jackie Brown que también dirigió. Después, en el 2003, escribió y dirigió Kill Bill (Vol. 1 y Vol. 2), que aborda la temática de la venganza, protagonizada por Uma Thurman, quien también le ayudo en la construcción del argumento.

Uma Thurman y el director Quentin Tarantino en el set de «Kill Bill: Vol. 1»

En el 2009 aparecería en las salas de cine Inglourious Basterds, cuya historia transcurre durante la Segunda Guerra Mundial y cuenta con las actuaciones de: Brad Pitt, Christoph Waltz, Mélanie Laurent, Diane Kruger, Michael Fassbender, Daniel Brühl, Eli Roth, Til Schweiger, Gedeon Burkhard, Jacky Ido y Julie Dreyfus. Esta cinta es recordada además, por tener a unos de los mejores villanos del cine: el coronel nazi Hanz Landa por el cual Christoph Waltz gano el oscar a mejor actor de reparto.

En 2012 se estrenaría Django Unchained, cuya historia aborda la temática de la esclavitud norteamericana; en el reparto de se encuentran: Christoph Waltz, Jamie Foxx, Samuel L. Jackson y Leonardo DiCaprio. En 2015 apareció The Hateful Eight, una de sus menos aclamadas películas.

 

 

Las seis claves del estilo de Tarantino

Quentin Tarantino, como muchos directores que podríamos clasificar de “autores” de su propio tipo de cine, mantiene un estilo y una metodología en la construcción cinematográfica que podemos ver repetida en casi todas sus películas como un sello característico. Desde la utilización de los mismos actores en varias de sus cintas, sus auto cameos y formas de presentar la acción hasta tomas distintivas como primeros planos de los pies de sus personajes y planos desde el baúl de un auto son algunos ejemplos.

A continuación, analizaremos las 6 claves que tenemos que conocer para analizar el estilo de este director, a la hora de visualizar algunos de sus films.

La primera clave que tenemos que tener en cuenta es su formación. Tarantino no fue a ninguna escuela de cine, todo lo que aprendió lo hizo mirando películas una y otra vez para posteriormente analizar todos los aspectos que podía. Era un cinéfilo extremo y consumidor obsesivo de todo el material cinematográfico que podía ver. De ahí se desprende su famosa frase: “Cuando la gente me pregunta si fui a la escuela de cine les digo: no, yo fui al cine”.  Esto lo llevó a poseer un conocimiento casi enciclopédico de directores, actores, guionistas y sonidistas de cualquier película. Y es esta falta de “educación” lo que marca en su estilo la manía por romper las reglas y costumbres pre-establecidas en la forma de crear y estructurar un film.

 

La segunda clave es la estructura del guión que Tarantino emplea en sus cintas. Como característica tenemos la de organizar la trama de la película en varios capítulos, como de si de una novela se tratara o de presentar la historia como una ucronía.  A esto le añadiremos que el tiempo no avanza de forma lineal ya que el director emplea los flashbacks y las escenas retrospectivas. En los guiones de Tarantino parece reinar el caos, pero realmente todo está perfectamente organizado y en manos del director ningún elemento está presente al azar.

La tercera clave es su uso del dialogo. Este se caracteriza por ser muy extenso, pero a la vez conciso, fluido, divertido y cargado de cultura pop y humor negro. Sin embargo, Tarantino lo usa como un recurso prioritario y de suma importancia en la construcción del personaje. Los diálogos marcan la personalidad y la forma de pensar y sentir de numerosos personajes de las cintas de este director, por lo tanto, no es de extrañar que haya una multitud de frases icónicas pronunciadas por varios de estos, que han quedado para la historia.

La cuarta clave es la presencia de numerosos homenajes a otras cintas que el director ha visto y que implementa en sus propios films. Esto se manifiesta en imitar planos y formas de ubicar la cámara que se pueden ver en otras películas. Se cree que se debe a que Tarantino es un fanático del «spaghetti western» (entre otros géneros) en especial del realizado por Sergio Leone, por lo tanto, no es raro encontrar “similitudes” en varias escenas de su filmografía a las visualizadas en alguna de las películas de este mencionado director italiano.

Sus detractores llaman a esto, más que homenaje, un plagio y una muestra de su falta de creatividad. Sin embargo, basta ver una sola de esas supuestas “plagiadas” escenas para darse cuenta que Tarantino les da un sentido único.

La quinta clave es el uso de la violencia, que es una de las características por la que mayormente es conocido a la vez que cuestionado duramente. La violencia suele ser usada por este director sin tapujos ni restricciones, de forma extrema, excesiva y muy explícita. La sangre a litros es algo que nunca falta en ninguno de sus films. Pero principalmente Tarantino suele usar este recurso como punto de resolución de la historia, ya que los finales de sus películas suelen darse con una matanza o con un hecho tremendamente violento.

La violencia en manos de Tarantino es un recurso artístico que apela a buscar un sentido narrativo sin dejar de ser una forma de entretener a la audiencia.

Y finalmente la sexta clave es la utilización de la música como parte esencial de la escena. Tarantino utiliza un abanico muy variado de canciones ya sean del género pop, rock, clásico entre muchos otros y que él mismo selecciona personalmente. En varias ocasiones el mismo director ha contado que al momento de escribir una escena para alguno de sus guiones, un aspecto esencial que tiene muy en cuenta es la música que la acompañará.

Esto da origen a escenas inolvidables como la del baile de Uma Thurman y John Travolta en Pulp Fiction, que no serían las mismas sin la música que suena en ellas.

Por ahora solo nos queda esperar a que  “Once Upon a Time in Hollywood” se estrene, en lo que se espera sea otra aclamada cinta . Cabe decir que a pesar de que ha ganado dos oscars a mejor guión y haber sido nominado otras dos veces más a mejor director, Quentin Tarantino anunció recientemente que se retirará de la industria cinematográfica al finalizar de dirigir un total de tan solo 10 películas.

Deje un comentario