El Doctor Edgar Bertollo hizo explícito su pensamiento sobre la fertilización asistida, al enviar nota de correo a los lectores. Bajo el título de Ley de Fertilización, el médico expresa:

No quiero entrar en la disyuntiva de lo hermoso que es ser padre, lo cual es un don, no un derecho. La fertilización asistida es una técnica que tiene varias cuestiones inaceptables desde la bioética: 1) Nadie tiene derecho a manipular a ninguna persona, menos desde el instante de la concepción, por la indefensión que tiene y por la tutela que le da la Constitución Nacional. Y esto no es fetichismo dogmático, como dijo una diputada. 2) Los seres humanos producidos (embriones) tienen cuatro destinos. A los «elegidos» como mejores se los implanta para ver si «prenden». A los hermanitos que no implantaron los congelan (crioconservación), los destinan a investigación con células madre o los desechan por defectuosos. Esto mismo hacía el nazismo en pos de adjudicarse el derecho de raza superior y desechar o investigar con los «defectuosos judíos». 3) La técnica tiene un 25% de éxito y después de varios intentos (tres o cuatro por lo menos). 4) La técnica es muy costosa. Por eso, tenemos que pagarla entre todos. 5) Las mujeres son sometidas a altas dosis de hormonas para producir varios óvulos. Estas dosis no son gratis para el organismo. 6) Había que legalizar el enorme comercio que esta técnica genera. Pido perdón por la dureza de estas palabras, pero más dura parece esta ley para las personas recién concebidas, que tienen también derechos, entre ellos, el de la vida.

Edgar Bertollo
DNI 21.880.202

Deje un comentario