Arnaldo Rubén Pra, unos de los propulsores principales de la “famosa” Expo La Carlota 2012 y futura y esperada Expo ’13, en diálogo con FM Estrella, comentó sobre los objetivos para este año nuevo que recién comienza, resaltó sobre los aspectos de la ciudad que le preocupan, los proyectos que tiene- lo cual lo muestra, una vez más como un trabajador incansable- y enfatizó sobre la importancia de que los sectores urbano y rural se “unan” para “mostrar” lo que son capaces. Un desafío que ya se superó en la Primera Edición de la Expo y que promete resaltar, aún mejor, en lo que será la Segunda Edición.

Pra, en primer lugar, manifestó: “Lo que más me preocupa es la división que hay en la sociedad. Este año, es un año de elecciones, todos estamos esperando tener una gran cosecha: todos están esperando la cosecha del sector agropecuario, entonces tener un país pendiente de una sola producción y con esta división de clases que se está generando, eso es lo que más preocupa… Después, el trabajo siempre existe, la generación de riquezas siempre existe: un país tan rico y tan fructífero alimenta siempre tener esperanzas; con poco que produzca este país, sale adelante”.

167241_1756423040958_3379434_n

 

Agregó: “Hay tanta riqueza en el sector agropecuario que se vuelca a la sociedad que, económicamente, no están difícil, el tema es que han politizado tanto la vida cotidiana de la gente, que han hecho una cosa épica de Clarín, una cosa épica de los productores, contra los maestros, contra los jubilados… y no es así. Nosotros vivimos diariamente y tenemos que levantarnos a la mañana pensando en trabajar y no en la discusión política… se ha politizado tanto este país innecesariamente que lo hace vivir a uno en estado de ansiedad sin necesidad. Eso también me preocupa, después, todos los días nos vamos a tener que levantar y trabajar…Y me preocupa la división de clases”.

Reflexionó: “El salario de la gente se ha comido de una manera increíble. Cien pesos, diez años atrás, eran cien dólares y con cien dólares en cualquier parte del mundo te cortan la mano si los sacás. Ha sido de una manera tan sustanciosa cómo se ha ido comiendo la plata a la gente, que es lamentable”.

Campo: excelente inversión, no excelente negocio… “La gente cree que el campo es un buen negocio, pero no: lo que es el campo es una excelente inversión porque un campo que antes valía 500 dólares, hoy sale diez mil. Hay años que nos va muy bien y años que nos va muy mal y, cuando nos va mal, no nos defiende nadie. La sequía del año pasado, en La Carlota, se notó muy fuerte y, al productor, no lo vinieron a ayudar. Las emergencias agropecuarias son lindas, te dicen que no pagues el impuesto inmobiliario por seis meses, pero no sirve absolutamente de nada, cuando salís a sembrar y pagás una tasa del 25%, te fundís: así de claro. Es un tema largo y es algo que a uno le duele y, una de las cosas por las cuales quisimos hacer la exposición nosotros, es para defender ese puente entre lo urbano y lo rural… Indudablemente que las ciudades del interior de la República Argentina son dependientes del sector agropecuario y nos tiene que ir bien a nosotros porque esto se vuelca en la ciudad. La gente del campo- mal que les pese a algunos- termina volcando la plata en el pueblo, es el productor genuino de La Carlota. No hablemos de los productores que no tienen la residencia acá, pero en general, el productor, hace la casa, la mejora, el empleado está bien pago… se vuelca en el pueblo…

Lo que no tiene es que estar divida la sociedad por esto. Seguramente quien no está en el campo tiene una visión diferente de la nuestra y es entendible: uno la tendrá que escuchar, pero sin agresiones, dentro de un contexto de razonabilidad y de poder sentarse y discutir qué se puede aportar. El éxito de la Expo 2012 fue que pudimos aunar esa situación donde tanto lo urbano como lo rural se juntaron para hacer algo para mostrar y eso fue lo importante. Para mí es un tremendo orgullo que La Carlota haya hecho eso.  La Carlota quedó en boca de todo el mundo, pero no porque la hicieron los productores agropecuarios, quedó como una posibilidad de lo que toda La Carlota fue capaz de hacer y, así, lo planteamos nosotros. Estoy orgulloso del pueblo donde vivo”.

Un ejemplo para influir… “La única forma de influir es con el ejemplo y La Carlota ha dado un ejemplo de que se puede agrupar tras una misma meta, sin prejuicios porque así es como se armó: participó todo el mundo y, este año, será igual, el capital humano está, hay que encontrarle la vuelta y, acá, se la encontramos.

Este año queremos una Expo más grande, para eso, tenemos que buscar más sponsor… queremos que tenga una mayor trascendencia nacional e implantar esta exposición que generamos como la mayor exposición a cielo abierto de la Provincia de Córdoba. Eso nos da más responsabilidad. Ahí vamos…

 A La Carlota la podemos ver políticamente o económicamente. La ciudad es muy rica, pero tiene particularidades diferentes de otras localidades, como Laboulaye, Villa María… La Carlota está rodeada de grandes establecimientos y de pocos productores medianos que son los que generan la riqueza porque son los que viven en el pueblo y vuelcan la riqueza acá. La situación geográfica es excelente porque está, casi te diría, en el centro del país… Hay que buscarle la vuelta para que La Carlota trascienda de otra manera: no es fácil, pensé en Universidades, cedí, de alguna manera, parte de mi campo para que se hiciera el Parque Industrial porque, creo, que por ahí va la cosa. Hay que darle un crecimiento demográfico mayor, pero no le encuentro la forma. Probablemente sea en la industrialización de La Carlota. Pasa por ahí. El campo va a generar riqueza continuamente, es generador de riqueza, pero la verdadera mano de obra la da la industria, por eso el campo y la industria tienen que ir juntos. El tema es encontrarle la vuelta esto. Las maniceras se han ido afuera… Tenemos que industrializar nuestra producción para generar trabajo genuino y que nuestros hijos no se vayan de La Carlota”.

Para finalizar el productor añadió: “A nuestra ciudad hay que generarle fuentes de trabajo, en la medida en que las ciudades tengan fuentes de trabajo genuinas y que sean de buen rédito, la ciudad crece sola. Yo apuntaría todo mi esfuerzo en industrializar La Carlota o, en algún momento, hemos hablado sobre conseguir algún tipo de Universidad de alto nivel”…   

Deje un comentario