Personas con enfermedades terminales tendrán el derecho de rechazar tratamientos para prolongar la vida cuando les produzcan grandes sufrimientos.

El Se­na­do san­cio­nó  por una­ni­mi­dad la ley de muer­te dig­na, que les otor­ga a las per­so­nas in­ter­na­das por en­fer­me­da­des ter­mi­na­les el de­re­cho a re­cha­zar pro­ce­di­mien­tos de pro­lon­ga­ción de la vi­da cuan­do les pro­duz­can un su­fri­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo.

La ini­cia­ti­va mo­di­fi­ca va­rios ar­tí­cu­los de la ley 26.529 de De­re­chos del Pa­cien­te e in­tro­du­ce cláu­su­las re­fe­ri­das a la «au­to­no­mía del pa­cien­te» en cuan­to al tra­ta­mien­to de su en­fer­me­dad y la con­ti­nui­dad o can­ce­la­ción de los pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos.

El pro­yec­to es­ta­ble­ce que «el pa­cien­te que pre­sen­te una en­fer­me­dad irre­ver­si­ble o se en­cuen­tre en es­ta­dio ter­mi­nal tie­ne el de­re­cho a ma­ni­fes­tar su vo­lun­tad en cuan­to al re­cha­zo de pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos, de rea­ni­ma­ción ar­ti­fi­cial o al re­ti­ro de me­di­das de so­por­te vi­tal cuan­do sean des­pro­por­cio­na­das en re­la­ción a la pers­pec­ti­va de me­jo­ría o pro­duz­can un su­fri­mien­to des­me­su­ra­do».

Tam­bién afir­ma que el pa­cien­te «po­drá re­cha­zar pro­ce­di­mien­tos de hi­dra­ta­ción o ali­men­ta­ción cuan­do los mis­mos pro­duz­can co­mo úni­co efec­to la pro­lon­ga­ción en el tiem­po de ese es­ta­dio ter­mi­nal irre­ver­si­ble o in­cu­ra­ble». Se­gún la ini­cia­ti­va, el pa­cien­te -o sus re­pre­sen­tan­tes le­ga­les, en ca­so de que el in­ter­na­do no pue­da ma­ni­fes­tar­se- só­lo pue­den ex­pre­sar­se lue­go de re­ci­bir por par­te del mé­di­co in­ter­vi­nien­te «in­for­ma­ción cla­ra, pre­ci­sa y ade­cua­da». En es­te sen­ti­do, el pro­fe­sio­nal de­be­rá in­for­mar al pa­cien­te so­bre su es­ta­do de sa­lud; el pro­ce­di­mien­to pro­pues­to y los be­ne­fi­cios es­pe­ra­dos; los efec­tos ad­ver­sos pre­vi­si­bles; las po­si­bles con­se­cuen­cias de la no rea­li­za­ción del pro­ce­di­mien­to y el de­re­cho que le asis­te en ca­so de pa­de­cer una en­fer­me­dad irre­ver­si­ble.

Di­rec­ti­va an­ti­ci­pa­da

La nor­ma tam­bién in­tro­du­ce el cri­te­rio de «di­rec­ti­va an­ti­ci­pa­da», por la cual el pa­cien­te po­drá con­sen­tir o re­cha­zar an­ti­ci­pa­da­men­te de­ter­mi­na­dos tra­ta­mien­tos mé­di­cos, pre­ven­ti­vos o pa­lia­ti­vos, y de­ci­sio­nes re­la­ti­vas a su sa­lud, aun­que de­be­rá ha­cer­lo an­te es­cri­ba­no pú­bli­co y con dos tes­ti­gos. La nue­va ley in­tro­du­ce ade­más una cláu­su­la de obli­ga­to­rie­dad que de­ter­mi­na que «to­da ac­tua­ción pro­fe­sio­nal en el ám­bi­to mé­di­co-sa­ni­ta­rio, sea pú­bli­co o pri­va­do, re­quie­re el pre­vio con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do del pa­cien­te». Por úl­ti­mo, acla­ra que «nin­gún pro­fe­sio­nal in­ter­vi­nien­te que ha­ya obra­do de acuer­do a las dis­po­si­cio­nes de la pre­sen­te ley es­tá su­je­to a res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, pe­nal, ni ad­mi­nis­tra­ti­va, de­ri­va­das del cum­pli­mien­to de la mis­ma».

Du­ran­te el de­ba­te, ca­si to­dos los se­na­do­res des­ta­ca­ron el pro­yec­to, en­tre ellos el ra­di­cal y ti­tu­lar de la Co­mi­sión de Sa­lud, Jo­sé Ca­no, quien afir­mó que «es­ta ley ga­ra­ni­za la li­ber­tad y au­to­no­mía del pa­cien­te».

En otros ca­sos, co­mo el de la pe­ro­nis­ta fe­de­ral So­nia Es­cu­de­ro, ca­li­fi­có la ley co­mo «una eu­ta­na­sia vo­lun­ta­ria» y se pro­nun­ció en con­tra de la po­si­bi­li­dad de «qui­tar­le a un pa­cien­te la ali­men­ta­ción y la hi­dra­ta­ción» por­que eso «no es muer­te dig­na». De he­cho, Es­cu­de­ro jun­to a sus com­pa­ñe­ros de ban­ca­da Ro­ber­to Ba­sual­do y Car­los Reu­te­mann, y la ca­ta­mar­que­ña del Fren­te Cí­vi­co Blan­ca Mon­llau pi­die­ron eli­mi­nar es­tos as­pec­tos, aun­que el pe­di­do no pros­pe­ró.

Por su par­te, el se­na­dor so­cia­lis­ta con­si­de­ró que se es­tá «dan­do un pa­so ade­lan­te» y que es­ta ley «me­jo­ra la de­mo­cra­cia por­que au­men­ta los de­re­chos in­di­vi­dua­les y per­so­na­lí­si­mos». «Cree­mos que el ser hu­ma­no tie­ne de­re­cho a mo­rir con dig­ni­dad y mu­chas ve­ces hay que ter­mi­nar con el su­fri­mien­to del pa­cien­te y de la fa­mi­lia», re­ma­tó el je­fe del blo­que ofi­cia­lis­ta, Mi­guel Án­gel Pi­chet­to. El de­ba­te so­bre muer­te dig­na co­bró re­le­van­cia pa­ra la agen­da le­gis­la­ti­va en 2011, a par­tir del lla­ma­do «ca­so Ca­mi­la», una ni­ña que por com­pli­ca­cio­nes en el par­to que­dó en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo y sus pa­dres re­cla­ma­ron una «muer­te dig­na» pa­ra la pe­que­ña, que ya cum­plió tres años.

Deje un comentario