Están previstos $24.900 millones de ingresos corrientes y un ahorro de 1.800 millones. El impuesto a la vivienda urbana se incrementará hasta en un 40 por ciento para las propiedades inmuebles más caras
 El mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Cór­do­ba, Ma­rio Elet­to­re, pre­sen­tó en la Uni­ca­me­ral el Pre­su­pues­to 2012, que, en­tre otras co­sas, con­tem­pla un au­men­to en la pau­ta sa­la­rial del 12 por cien­to y un in­cre­men­to de has­ta 40% pa­ra el im­pues­to in­mo­bi­lia­rio ur­ba­no.
Elet­to­re, acom­pa­ña­do de fun­cio­na­rios de su car­te­ra, ex­pu­so en la Le­gis­la­tu­ra las ca­rac­te­rís­ti­cas ge­ne­ra­les del pre­su­pues­to con el que go­ber­na­rá en su pri­mer año de go­bier­no Jo­sé Ma­nuel de la So­ta.
El mi­nis­tro ma­ni­fes­tó que es­tán pre­vis­tos 24.9 mi­llo­nes de pe­sos de in­gre­sos co­rrien­tes con un aho­rro de 1.8 mi­llón de pe­sos. Y ca­li­fi­có de aus­te­ro al pre­su­pues­to pre­sen­ta­do. Va­le agre­gar que Elet­to­re con­ti­nua­ría en su car­go, en ba­se a lo an­ti­ci­pa­do por el pro­pio De la So­ta
El Pre­su­pues­to 2012 se po­dría apro­bar el 23 de no­viem­bre, es de­cir, an­tes de cam­biar las au­to­ri­da­des y los le­gis­la­do­res, que asu­mi­rán el 10 de di­ciem­bre. Más con­cre­ta­men­te, el Pre­su­pues­to se­ría apro­ba­do en pri­me­ra lec­tu­ra el 9, y el 16 ten­dría lu­gar la au­dien­cia pú­bli­ca co­rres­pon­dien­te.
El im­pues­to in­mo­bi­lia­rio ur­ba­no su­fri­rá in­cre­men­tos, aun­que se acla­ró que só­lo pa­ra las vi­vien­das de ma­yor va­lor, es de­cir un 48 por cien­to de las pro­pie­da­des. Los res­tan­tes con­tri­bu­yen­tes no de­be­rán afron­tar el au­men­to.
“Hay una ade­cua­ción por la in­fla­ción de los mon­tos que se tri­bu­tan en el im­pues­to in­mo­bi­lia­rio ur­ba­no, pe­ro an­tes quie­ro lle­var tran­qui­li­dad a los cor­do­be­ses di­cien­do que el 52% de la ba­se del im­pues­to que no tie­ne nin­gún ti­po de mo­di­fi­ca­ción. O sea, hay 808.000 con­tri­bu­yen­tes de sec­to­res me­dios y ba­jos que no tie­nen nin­gu­na mo­di­fi­ca­ción y du­ran­te el 2012 van a pa­gar el mis­mo im­pues­to que pa­ga­ban”, se­ña­ló el mi­nis­tro Elet­to­re.
“El res­to, ese 48 por cien­to res­tan­te, va a te­ner mo­di­fi­ca­cio­nes en el im­pues­to que van a ir en­tre el 1 y el 40 por cien­to en fun­ción de la vi­vien­da. Si la vi­vien­da es más im­por­tan­te o tie­ne ma­yor va­lor va a te­ner una mo­di­fi­ca­ción ma­yor en la alí­cuo­ta. Pe­ro nun­ca va a pa­sar el 40 por cien­to”, agre­gó.In­mo­bi­lia­rio ru­ralEn el ca­so del im­pues­to in­mo­bi­lia­rio ru­ral ha­brá au­men­tos en ma­te­ria de va­lo­res de fon­dos des­ti­na­dos a la obra pú­bli­ca, aun­que se man­ten­drá la va­lua­ción de la tie­rra.
“En el ca­so del in­mo­bi­lia­rio ru­ral hay dos te­mas a des­ta­car: no se mo­di­fi­can las ba­ses im­po­ni­bles ni las va­lua­cio­nes, lo cual es un da­to po­si­ti­vo pa­ra el sec­tor. Lo que sí ha­ce­mos es tam­bién ade­cuar los va­lo­res de los fon­dos es­pe­cí­fi­cos pa­ra obra pú­bli­ca, que se van a in­cre­men­tar a par­tir de un 50 por cien­to de ma­ne­ra pro­gre­si­va”, ex­pli­có el fun­cio­na­rio.In­gre­sos Bru­tos

En In­gre­sos Bru­tos ha­brá al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes, aun­que no al­can­za­rían a los pe­que­ños con­tri­bu­yen­tes. “Lo que es la cuo­ta que pa­gan los pe­que­ños con­tri­bu­yen­tes, la cuo­ta fi­ja, los mi­croem­pren­di­mien­tos, kios­cos o ba­res, se si­gue pa­gan­do exac­ta­men­te lo mis­mo. No se mo­di­fi­ca el va­lor pa­ra el año que vie­ne. El mí­ni­mo ge­ne­ral de in­gre­sos bru­tos de 200 pe­sos men­sua­les tam­po­co se mo­di­fi­ca”, ex­pli­có.
Sí ha­brá cam­bios pa­ra quie­nes tri­bu­ta­ban la alí­cuo­ta re­du­ci­da: “Los con­tri­bu­yen­tes que go­za­ban de la alí­cuo­ta re­du­ci­da en un 30 por cien­to, que eran los que fac­tu­ra­ban has­ta 1.2 mi­llón o 2.4, se­gún el ca­so; esos mí­ni­mos se in­cre­men­tan pa­ra que in­gre­sen más con­tri­bu­yen­tes. Pa­san de 1.2 a 1.440 y pa­sa lo mis­mo con los de 2.4 mi­llo­nes, se in­cre­men­tan en un 20 por cien­to. Pa­ra el ca­so de la in­dus­tria, que es­tá con alí­cuo­ta 0, que te­nía un mí­ni­mo de 20 mi­llo­nes anua­les y pa­sa a 24. O sea que tam­bién se in­cre­men­ta en un 20%”, pun­tua­li­zó Elet­to­re.
Pa­ra quie­nes sí ha­brá au­men­tos con­cre­tos se­rá pa­ra el res­to de los con­tri­bu­yen­tes. “Quie­nes no es­tán in­clui­dos aquí, en la cuo­ta fi­ja o en la exen­ción de la in­dus­tria o la que tie­ne el cam­po, van a tri­bu­tar un adi­cio­nal en su alí­cuo­ta pa­ra po­der fon­dear la ley edu­ca­ti­va que se ha apro­ba­do ha­ce po­co e im­pli­ca un ma­yor gas­to”, agre­gó.

¿Qué di­ce la opo­si­ción?

La pri­me­ra que­ja de la opo­si­ción tu­vo que ver con la for­ma de pre­sen­tar el pro­yec­to. Elet­to­re lle­vó la ley en un pen dri­ve, im­po­si­bi­li­tan­do -se­gún lo ma­ni­fes­ta­do por  la UCR- que el res­to de los le­gis­la­do­res pu­die­ra ac­ce­der.
El ra­di­ca­lis­mo se que­jó ade­más del por­cen­ta­je pre­vis­to pa­ra au­men­tos sa­la­ria­les. “Es­ta­mos vien­do una rea­li­dad to­tal­men­te dis­tin­ta a la del Go­bier­no. Plan­tea él mis­mo un au­men­to de la pau­ta sa­la­rial pa­ra el pró­xi­mo año del 12% cuan­do te­ne­mos la sa­lud pa­ra­da des­de ha­ce 50 días”, di­jo el pre­si­den­te del blo­que ra­di­cal, Hu­go Poz­zi.
Pa­ra la UCR, el Pre­su­pues­to 2012 pre­vé una im­por­tan­te su­ba de im­pues­tos, par­ti­cu­lar­men­te el in­mo­bi­lia­rio ur­ba­no, y un se­ve­ro ajus­te del gas­to pú­bli­co. “El in­cre­men­to de In­gre­sos Bru­tos y que es di­rec­to al con­su­mo, afec­ta a las cla­ses más ba­jas y en es­te as­pec­to ve­mos la ne­ce­si­dad de la pro­vin­cia de con­tar con ma­yo­res re­cur­sos y no con un dis­cur­so fal­so”, aña­dió Poz­zi.
Des­de el Fren­te Cí­vi­co, por su par­te, cri­ti­ca­ron fuer­te­men­te el ni­vel de en­deu­da­mien­to. “Ni si­quie­ra la ex­traor­di­na­ria su­ba que ha ven­i­do ex­pe­ri­men­tan­do la re­cau­da­ción en lo que va del año, ni la es­pe­ra­da pa­ra el fi­nal del ejer­ci­cio, po­drán ter­mi­nar de cu­brir el fi­nan­cia­mien­to del to­tal de las ero­ga­cio­nes. Es­te pa­no­ra­ma lo he­mos vi­vi­do va­rias ve­ces en los úl­ti­mos años y siem­pre con la mis­ma con­se­cuen­cia: ma­yor en­deu­da­mien­to, y cu­rio­sa­men­te con el mis­mo go­bier­no. Co­mo he­mos di­cho en rei­te­ra­das oca­sio­nes, los ni­ve­les rea­les de la deu­da pro­vin­cial son y se­rán una gran in­cóg­ni­ta”, se­ña­ló en­fá­ti­ca­men­te el le­gis­la­dor rio­cuar­ten­se Ro­ber­to Bi­rri.

Deje un comentario